Saludos Socialistas

El rincón del inconforme

martes, 20 de septiembre de 2011

Extremadura, el papel de Izquierda Socialista.

Pablo Iglesias Ordóñez

Coord. Gral. IS-PSOE Ex.

Extremadura se muere. Lamento ser agorero. He regresado hace unas horas del pueblo y tras sondear al personal he llegado a esta conclusión. Mucha gente aún cree que tenemos solución, y haberlas desde luego que las hay. Radicalmente distintas pero las hay. Por un lado está la visión del PP que sin duda va a solucionar el déficit. Quien piense que esto es complicado sólo tiene que darse un paseo por la prensa para constrastar como cuadrar las cuentas resulta extremadamente sencillo, tanto como ser de derechas. Sólo hay que despedir a varios miles de funcionarios, bajar los salarios, recortar en sanidad, en educación y en coches oficiales. Así de simple. Los resultados son también sencillos, si eres de Hernán-Pérez, mi pueblo, sólo tendrás que pensar en desplazarte para la consulta médica a Montehermoso, si cobras 400 euros de pensión, piensa en que ahora tendrás que pagar el podólogo más caro (antes 3 euros por consulta, ahora 8 y esto seguirá subiendo), si eres un chaval joven, vete olvidándote de contratos de formación pagados (Escuelas Taller) y por supuesto tasas universitarias y ayudas escolares se irán viendo aumentadas y recortadas progresivamente. Así de simple. Llano, sincero y a degüello. Como nos gustan las cosas por mi tierra.

¿Hay otra solución? Sí. Pero no es nada sencilla, de hecho es extremadamente difícil. No obstante, me voy a tirar al río, que nadie diga que no hay propuestas. En primer lugar, tratar el déficit como lo que es, crédito concedido principalmente al sostenimiento de servicios sociales, infraestructuras y desarrollo rural. Si no existe crédito barato para el desarrollo y a interés fijo, es responsabilidad total y absoluta del Partido Socialista de Extremadura exigir, es más, obligar al PSOE Federal a introducir las reformas necesarias en el Estado (50 oficinas del ICO, con 2000 millones de euros en crédito autónomo al 1,5% de interés fijo, que sólo pase por las entidades financieras para hacer efectivo el ingresol) a facilitar dicho crédito a las regiones que lo demanden. Todos conocemos cómo aumentar los recursos fiscales del Estado, empecemos por las SICAV y su 1%. Pero esto va de propuestas concretas para Extremadura.

¿Más? La creación de una Consejería dedicada única y exclusivamente a la reconversión económica de Extremadura. Esa reconversión pasa por la creación de 10.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Para esto, la Junta de Extremadura (Gobierno de Extremadura), debe destinar 500 millones de euros en un plazo de 4 años a la construcción de media docena de factorías de transformación y envase alimentario distribuídas a lo largo de la región. Somos una potencia agrícola, sólo nos falta mantener el beneficio añadido.

Ese es el primer paso. Quien piense que es imposible se equivoca rotundamente, hay llaves y mecanismos para lograrlo, a quien me acuse de desfasado, le doy un gusto. Capitalización de las cooperativas manufactureras con un 30% de capital privado y gestión autónoma, con rendición de cuentas periódica tanto de los presidentes, como de los consejos rectores.

Visto esto. La puesta en marcha de una campaña de inspección de la economía sumergida en cooperación con los sindicatos que permita eliminar la precariedad laboral y la redistribución justa de la riqueza, algo fundamental en los pueblos pequeños. Se acabaron los jóvenes que firman nóminas según convenios y perciben menos de lo que les corresponde (sí, esto sucede y mucho). Si queremos que esos jóvenes puedan formar una familia, mantener vivas las economías rurales y por supuesto permanecer en Extremadura, sin verse obligados a emigrar (todos conocemos el boom de la construcción y la desaparición de la juventud camino de Madrid), hemos de ser radicales, sí, radicales en esta cuestión. No hay cosa más radical que no tener futuro y eso, hasta ahora nunca se ha negociado.

Para no caer en testamentos y no cansar demasiado leyendo, sólo tenemos una opción de futuro y pasa por esto. Desde Izquierda Socialista, estamos en esta línea, somos conscientes de que para mantener las guarderías, gimnasios, caminos asfaltados, residencias de ancianos, bibliotecas, consultorios médicos, escuelas taller y talleres de empleo, renovación tecnológica y empleos rurales (también después de que Europa nos corte el grifo), la Junta de Extremadura (Gobierno de Extremadura), diputaciones, ayuntamientos y mancomunidades deben apostar por la economía productiva, no sólo de turismo vive esta comunidad, sino que se lo pregunten a las comarcas que no pasan del 20% de ocupación hotelera, mientras su producción agrícola se muere poco a poco en manos de caciques, mala gestión y apatía ciudadana.

¿Alguien pensaba que era fácil? No, en absoluto. Lo fácil es lo otro. Que las cajas de ahorros ganen dinero a base de despedir al personal, que ahorremos cerrando consultorios, recortando en formación, en servicios, cultura y por qué no en educación. Eso es lo fácil, de nuevo, construir una casa y cuando le salen goteras tirar la mitad del tejado, los que tienen buen puesto no se moja, pero el resto, que compren paragüas cuando llegue el invierno porque se van a dejar los huesos.

Querían propuestas, ahí las tenemos. Ahora solo falta que hablemos con Izquierda Unida, el coco pensarán algunos, compañeros, pienso yo, a los que hay que concederles también el beneficio de la duda. Vamos a escucharles, vamos a hacer que nos escuchen, después vamos a ponernos de acuerdo, vamos a consensuar, a pactar y sacar adelante un programa por la izquierda. Después vamos a explicarlo, a poner en marcha la maravillosa maquinaria de más de 120 años de experiencia y entre todos vamos recuperar una Extremadura que nunca dejó de ser de izquierdas, sólo se está buscando a sí misma.