Saludos Socialistas

El rincón del inconforme

martes, 14 de septiembre de 2010

¿Donde están los artistas?



¿Donde están los Victor Manuel, los Joan Manuel Serrat, las Ana Belenes, los Miguel Bosé o Maria Barrancos? ¿Donde están? Allá por 2008, se montaba una plataforma de apoyo a Zapatero, un núcleo de importantes artistas y miembros de la intelectualidad española alzaban sus falanges y emulaban la ceja del presidente. Era 2008, la crisis aún no arreciaba. Sin embargo hoy en día esto ha cambiado, aquellas exaltaciones de la "Nueva Vía", la corriente creada por Blanco y ZP, cara al 37 Congreso Federal, a las políticas socioliberales, de crecimiento desmedido, de gigantes con pies de barro, llamados Leman Brothers o Construcción, parecen no despertar tantas simpatías en el mundo del espectáculo, el mundo de esos rojillos y comunistas renegados a la sombra de la chequera, la SGAE y las suculentas subvenciones a la cultura, parece desaparecido. En mi todo esto no despierta más que lástima, pero no por esos artistas, sino por todos aquellos que escucharon en sus voces cantos de esperanza y anhelos de un mundo mejor. Veo a ese joven Victor Manuel, cantando Socialismo en libertad, esperanza minera y para la clase trabajadora. Pero no se engañen, todo es humo. Quisieron emular a los del 27, a Lorca, a Miguel Hernández, porque no, incluso a Neruda, pero se quedaron en humo, en falsas esperanzas y compromiso con la que debería ser su inspiración, la clase trabajadora.


Ya no levantan el índice sobre la ceja, ya no se acuerdan de nadie, ahora cuando la crisis machaca al obrero, al joven desempleado o a la mujer embarazada se refugian en otras luchas, el Sáhara, Palestina, incluso algunos resucitan a Marcos. Malo es el soldado, que por poca valentía se muda de frente cuando las balas más aprietan. Aunque llegados a este punto deberíamos ver si los figurantes están de nuestro lado, yo más bien me inclino a pensar que ya acabaron sus años de compromiso real, compromiso más allá de marketing y caras en las revistas. Es ahora, con la crisis golpeando, con los recortes y ajustes, cuando esta cuadrilla debería salir a las calles, a los programas de Buenasfuentes y Cías. Es ahora cuando deberían dar ejemplo, posicionarse por el cambio real, pero temo que no sea así, para ellos es mejor continuar con los mensajes de buen rollo, "si somos positivos, saldremos adelante", creando plataformas como "estoloarreglamos y tal". Pero en la letra pequeña, vemos que son las grandes empresas que propician las reformas, las crisis, las deslocalizaciones, las que están detrás de todo esto. Un espejo de humo compañeros, un espejo. Por eso, ahora os digo, que nos dejemos de milongas y el 29 de septiembre, salgamos todos a la calle, si queremos cambios, nadie va a levantar la ceja por nosotros.






Pablo Iglesias Ordóñez


Coord. Gral. IS-PSOE Extremadura

lunes, 6 de septiembre de 2010

UGT y la formación ideológica

Hace ya unos meses asistí a la Escuela de Formación de la UGT, en Aldeacentenera, pueblo conocido no sólo por sí mismo sino también por la valiente, solidaria y comprometida labor de gobierno que lleva desarrollando allí durante años su alcalde, Francisco Monterroso. Allí, enseguida comenzaron las ponencias y con ellas, los debates. En ellos pude ver a una UGT que rompía totalmente con el concepto de sindicato parsimonioso y "colaboracionista" del capital que me había ido fraguando durante años de escuchar críticas y a algún que otro dirigente. Observé militantes con años de lucha a sus espaldas, que recorrían muchos kilómetros y defendían al trabajador incluso aunque eso significase sacarle los colores a algún que otro ponente. Sin embargo, durante las jornadas nocturnas, en las que no sólo se cuentan chistes o se toma alguna que otra cerveza, también se desarrollan debates, que pueden llegar a ser tan interesantes como los oficiales de la mañana. Allí me encontré con una cuestión que me llamó bastante la atención. Lancé una pregunta importante. Hablé de ideología, de labor sindical acompañada de labores de formación de la clase trabajadora y por ende, de la ciudadanía. Lamentablemente, no obtuve la respuesta que me parecía acertada. Allí algunos de los compañeros hablaban desde posicionamientos que yo no logro comprender, de pura defensa de los convenios, de ausencia de los planteamientos teóricos, no se hablaba de formación ideológica, sin embargo allí nos encontrábamos todos recibiendo dosis de economía, derechos laborales y planteamientos para una Europa más justa. ¿De que vale formar a los sindicalistas si estos no transmiten lo aprendido a los trabajadores? Por todo esto y siempre desde mi punto de vista, es absurdo mantener una lucha sindical sin compromiso ideológico, pero que nadie piense que estas palabras son de réplica o una crítica hacia la labor sindical, simplemente considero, que los problemas de la gente corriente, del trabajador despedido sin motivos o de aquel que no tiene convenio, ni seguro, ni pagas extra, o sin recibir nómina en vacaciones, que por desgracia son muchos en nuestra región, han acabado por ser la principal y única tarea del sindicato. Por supuesto, en este tipo de cuestiones UGT, al igual que CCOO deberán poner todo su empeño en proteger a los que hacen florecer la tierra, pero esa tierra de nuevo será yerma, terruño, si no admitimos que la lucha que se vive en algunas empresas día a día, no es más que una escaramuza de la auténtica guerra que vivimos desde hace más de cien años contra el sistema capitalista, desde hace medio siglo contra el Neoliberalismo. Antes de continuar, si alguien no está de acuerdo con esto, que piense detenidamente en los puestos de trabajo perdidos ante la brutal apertura de los mercados que no respetan ningún tipo de derecho laboral, como puede verse por ejemplo en Asia, aunque podríamos citar otros, como el estadounidense no nos olvidemos. ¿Acaso hemos renunciado también al internacionalismo socialista? Si lo hemos hecho, hemos renunciado al Socialismo, tampoco olvidemos esto. De esta manera, nuestra lucha, elevada, necesita también de una actitud elevada, debemos combatir la injusticia allá donde se produzca, interna o externa y es que a ese término tan nombrado día a día; "globalización", también se le puede añadir el término, social. GLOBALIZACIÓN SOCIAL. De esta forma, si no se forma a los trabajadores, si no conseguimos transmitirles que el problema reside en esta forma de economía que genera miles de millones de pobres en el mundo para generar unos pocos miles de ricos, no conseguiremos jamás ofrecer a las generaciones futuras unas condiciones de vida que no impidan a los jóvenes obtener una vivienda digna, a sus padres unas condiciones laborales justas y a sus abuelos unas pensiones que retribuyan los años de trabajo. Esa es o al menos desde mis argumentos, debería ser una de las principales tareas del sindicato, defensa de los derechos y formación ideológica como clave del cambio social. Por último, debo decir que en el momento en que vivimos, con un PSOE desorientado y excesivamente alejado de la realidad, UGT debe suplir esa carencia por su contacto directo con las inquietudes y problemática de la población.

Salud y Socialismo.

Pablo Iglesias Ordóñez

Coordinador Gral. IS-PSOE Extremadura