Saludos Socialistas

El rincón del inconforme

sábado, 13 de febrero de 2010

Carta abierta a Izquierda Socialista Extremadura

Saludos Compañeros.

Bueno, supongo que como a mí, todo esto os habrá cogido por sorpresa. La verdad es que nunca imaginé que en tan poco tiempo, adquiriría tanta responsabilidades. Y tengo que comunicaros que me aterroriza profundamente. Sin embargo este terror es peculiar, es distinto. No se trata de un miedo irracional, uno de esos momentos en los que todo parece oscuro, sin encontrar luz por ninguna parte. Este terror es completamente racional.

El 1 de Junio de 1930, delegados extremeños acudieron a la constitución de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra, encuadrada en UGT. Eran tiempos complicados, una joven república acababa de llegar a las duras tierras españolas y el campo extremeño por primera vez veía luces de esperanza, desde las pardas praderas de Castuera y Villanueva, hasta los recovecos montañosos de las Hurdes o Sierra de Gata. Aquellos delegados eran portadores de una gran responsabilidad. Pese a que eran libres, cargaban en los serones la necesidad de todos aquellos que habían confiado en ellos.

Pero hace ya muchos años de aquella idealizada y violenta II República. Hace años que avanzamos hacia una Nueva España libre y democrática... ¿Libre? y ¿Democrática? me pregunto. ¿Qué libertad experimentan los españoles, los extremeños residentes en Madrid, en Barcelona, en las grandes capitales? Trabajadores por 1000 euros. ¿Hay democracia con precariedad? ¿Hay democracia en un sistema que interconecta favores y clientelismo económico a un nivel que nadie logra, ni puede lograr abarcar? Partidos políticos más preocupados en conseguir concejales cada cuatro años que en dotar al pueblo de una conciencia política que le permita desarrollar su verdadero cometido. Que no es otro que gobernar. Juventudes apaniaguadas, únicamente preocupadas por intentar aparentar, y a menudo ascender en el organigrama, que formar cuadros comprometidos ideológicamente y que releven a las generaciones de compañeros. Pero en este punto, me parece que deberíamos hacer un alto en el camino y reflexionar sobre el concepto "ideología". ¿Cuál es nuestra ideología? ¿Podríamos renunciar a lo que se ha considerado a lo largo de estos últimos años cómo; "parafernalia marxista"? Desde mi punto de vista, no se puede. No podemos renunciar a nuestras bases. Por otro lado, quien olvida su Historia, está condenado a repetirla. El ser humano siempre a respetado el error, como experiencia necesaria para la evolución y el desarrollo. No obstante, ya tendremos tiempo de discutir sobre los errores de la izquierda, es en estos debates, en los que crece el hombre. Son cuestiones que hay que meditar y criticar si así es necesario.

Cómo ya escribí sobre las cooperativas, o el Proceso de Bolonia, en lo que fue, al menos esa era mi intención, un pequeño tirón de orejas a nuestros líderes políticos. Nos encontramos en una sociedad comprada por el poder económico. Hace años que nos venden la sanidad y la educación como grandes logros de la izquierda. Sin embargo, se están desvirtuando a pasos agigantados, sanidad pública superada por las privatizaciones, empresarios mandando en universidades, políticos que sitúan clientes "inútiles" en puestos cooperativos que afectan a miles de socios. Esta sociedad demanda aportar nuevas opciones que busquen la liberación del hombre, y esta, además de ser la más alta cima del desarrollo humano, es y debe ser también, la más alta cima del escalón social. Hacia ella debemos marchar.

El socialismo es una montaña, y a lo largo de muchos años se ha ido creando a base de granitos de arena. Todos nosotros estamos dispuestos a aportar el nuestro, pero sólo lo conseguiremos si estamos unidos, si nos organizamos y respetamos una Democracia Participativa que sea fiel ejemplo tanto de nuestra horizontalidad como de nuestra opción. No sólo formarnos como socialistas, sino desarrollarnos como seres humanos. Pero el pánico no es más que una reacción instintiva, ante algo que se antoja difícil y esto, no es sorpresa para nadie teniendo en cuenta los terrenos en los que nos movemos.

Por último, hay algo que quiero decir antes de acabar. Formamos parte de uno de los partidos socialistas histórico, herederos de Pablo Iglesias, de Largo Caballero, de Besteiro o De los Ríos. Diferentes ideas, dentro de un mismo partido, caminantes hacia un mismo fin. Cierto que son años difíciles, que en ocasiones, podemos intentar renunciar a todo lo que nos ata debido a lo difícil que se antoja luchar contra un gigante. Pero somos parte de él y debemos intentar cambiarlo. Pero fidelidad no significa genuflexión. El socialismo nunca significó eso y aquellos que actúan de esta forma no merecen considerarse ni ser considerados socialistas. El camino se hace andando, no sentándose a la sombra en las orillas. Por eso debemos defender a nuestro compañeros, no sólo como gesto, sino como muestra de compromiso.

"Los socialistas no mueren: los socialistas se siembran"
Pablo Iglesias Possé
1850-1925



Pablo Iglesias Ordóñez.
Salamanca 13 de febrero de 2010.

1 comentario:

Javier Álvarez Montero dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Pablo!