Saludos Socialistas

El rincón del inconforme

viernes, 19 de febrero de 2010

Una conversación interesante


El pasado miércoles, tuve una charla de esas que me encantan con dos personas de mi lista de personas importantes, esas personas que te llenan cada minuto que pasas con ellas. Personas que discuten pero aportan con ideas claras su visión y defienden a muerte sus principios con la palabra y la acción.
Tras un rato de debate ideológico, se llegó al punto de la derecha, pero la derecha peligrosa no esa derecha manida y maniaca, los residuos franquistas y casposos, más convencidos de su idolatría por inconsciencia y desconocimiento que por tener una base sólida neoliberal y conservadora. Pero no, reitero que no me refiero a los "Martínez el facha".
Como bien aportó uno de los compañeros de debate, nuestro verdadero problema es la derecha de centro, esa derecha que tras un velo bajo en calorías intenta alcanzar sus intereses engañándonos, pero por supuesto sin engañarse a ella. El problema son los jóvenes cachorros que conocen bien su clase, que saben sin ningún tipo de duda cuál es su lugar en el organigrama social y luchan por defenderlo, cosa que por otra parte, me parece fundamental ya que da coherencia a la lucha de clases y nos demuestra una vez más cuanta razón tenía aquel adoptado por Engels.
Pero damas y caballeros, la derecha no quiere beneficios sociales más que para generar una gran clase media. ¿Y para qué generar una gran clase media? Simplemente porque los trabajadores son el sostén de todo el chiriguito. Son el puntal del sistema. Por esto, se necesitan trabajadores que compren perfumes, que veraneen en Marina D'or, que marchen cada domingo al estadio y que gasten su dinero en todo tipo de bienes de producción, generando riqueza a poder ser mucha riqueza. ¿Y qué es la riqueza? Algo maravilloso cuando hay bonanza, cuando hay países con los que negociar favorablemente acuerdos comerciales, basándose en una posición de superioridad. Cuando hay frecuente intercambio de capital entre ciudadanos, cuando las fuerzas de producciòn producen sin problema, hay trabajo en definitiva. La riqueza en este contexto puede ser algo maravilloso. Todo esto parece medianamente bueno, hasta que llega el terremoto. Y si se puede sacar una conclusión fundamental de los 150 años de lucha anticapitalista, del puro análisis científico, es qué las crisis son y serán cíclicas. Y aunque hay quien asegura que cada década se sufrirán menos ya que se alcanzan progresivamente mejoras sociales que permiten paliar las consecuencias, cuestión muy rebatible en esta sociedad que cada día pierde más derechos, no podemos olvidar que cada obrero en paro que no puede llegar a fin de mes, debe ser una razón de peso suficiente para plantearnos si somos éticos con nuestras posturas. Y es en este punto, en el que se basa toda mi crítica, la derecha light adormece al pueblo, es opio para el pueblo. Ayer, hoy y mañana, la derecha ha sido fiel defensora del orden social establecido y no hace falta decir que en pocas ocasiones los libros de historia registran una posición dominante de los sectores populares. La derecha es una herramienta del sistema que guarda con celo los beneficios burgueses. Pero que nadie me malentienda, burguesía no son los propietarios de las pequeñas y medianas empresas, currantes que a costa de intentar ofrecer trabajo recibiendo justa remuneración por su inversión de capital, arriesgan familia, salud y años de trabajo en el intento, a menudo por desgracia, con desastrosas consecuencias. Burguesía son los Botín, son los jerarcas de Wall Street, son los especuladores inmobiliarios, los empresarios que estrangulan a los trabajadores, los del "pelotazo". Esos son los burgueses del S.XXI. Pero todos estos individuos, no se amilanan a la hora de ajustarse el cinturón cuando el granizo aprieta. Y en ese momento, entra en acción la jóven derecha. Comienza la doctrina del shock, los años de economía neoliberal y de pelotazo se olvidan para achacar todos los problemas de una economía desfasada a los tibios reformismos de "los rojos". Nos recuerdan lo bien que estábamos y como es posible volver a llegar sin problemas, sólo hay que recortar aquí, pegar allá y ante una respuesta descoordinada de la izquierda, resulta que tienen éxito. Pero desengañémos, son pan para hoy y hambre para mañana. La derecha nunca llevará al pueblo a su emancipación, seguirán existiendo crisis cíclicas, seguiremos arrojando a millones de trabajadores a la desgracia económica, a los tiempos duros. La vida merece disfrutarse y descartando la tesis de la inmortalidad humana, cada hombre, cada mujer en el lecho de muerte debería poder decir que siempre fue libre o al menos, que luchó por que ningún dolar, ningún euro valiera más que una vida.


"Podrán cortar todas las flores, pero no detendrán la Primavera"

Pablo Neruda



Pablo Iglesias Ordóñez
Coordinador IS-PSOE Extremadura

sábado, 13 de febrero de 2010

Carta abierta a Izquierda Socialista Extremadura

Saludos Compañeros.

Bueno, supongo que como a mí, todo esto os habrá cogido por sorpresa. La verdad es que nunca imaginé que en tan poco tiempo, adquiriría tanta responsabilidades. Y tengo que comunicaros que me aterroriza profundamente. Sin embargo este terror es peculiar, es distinto. No se trata de un miedo irracional, uno de esos momentos en los que todo parece oscuro, sin encontrar luz por ninguna parte. Este terror es completamente racional.

El 1 de Junio de 1930, delegados extremeños acudieron a la constitución de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra, encuadrada en UGT. Eran tiempos complicados, una joven república acababa de llegar a las duras tierras españolas y el campo extremeño por primera vez veía luces de esperanza, desde las pardas praderas de Castuera y Villanueva, hasta los recovecos montañosos de las Hurdes o Sierra de Gata. Aquellos delegados eran portadores de una gran responsabilidad. Pese a que eran libres, cargaban en los serones la necesidad de todos aquellos que habían confiado en ellos.

Pero hace ya muchos años de aquella idealizada y violenta II República. Hace años que avanzamos hacia una Nueva España libre y democrática... ¿Libre? y ¿Democrática? me pregunto. ¿Qué libertad experimentan los españoles, los extremeños residentes en Madrid, en Barcelona, en las grandes capitales? Trabajadores por 1000 euros. ¿Hay democracia con precariedad? ¿Hay democracia en un sistema que interconecta favores y clientelismo económico a un nivel que nadie logra, ni puede lograr abarcar? Partidos políticos más preocupados en conseguir concejales cada cuatro años que en dotar al pueblo de una conciencia política que le permita desarrollar su verdadero cometido. Que no es otro que gobernar. Juventudes apaniaguadas, únicamente preocupadas por intentar aparentar, y a menudo ascender en el organigrama, que formar cuadros comprometidos ideológicamente y que releven a las generaciones de compañeros. Pero en este punto, me parece que deberíamos hacer un alto en el camino y reflexionar sobre el concepto "ideología". ¿Cuál es nuestra ideología? ¿Podríamos renunciar a lo que se ha considerado a lo largo de estos últimos años cómo; "parafernalia marxista"? Desde mi punto de vista, no se puede. No podemos renunciar a nuestras bases. Por otro lado, quien olvida su Historia, está condenado a repetirla. El ser humano siempre a respetado el error, como experiencia necesaria para la evolución y el desarrollo. No obstante, ya tendremos tiempo de discutir sobre los errores de la izquierda, es en estos debates, en los que crece el hombre. Son cuestiones que hay que meditar y criticar si así es necesario.

Cómo ya escribí sobre las cooperativas, o el Proceso de Bolonia, en lo que fue, al menos esa era mi intención, un pequeño tirón de orejas a nuestros líderes políticos. Nos encontramos en una sociedad comprada por el poder económico. Hace años que nos venden la sanidad y la educación como grandes logros de la izquierda. Sin embargo, se están desvirtuando a pasos agigantados, sanidad pública superada por las privatizaciones, empresarios mandando en universidades, políticos que sitúan clientes "inútiles" en puestos cooperativos que afectan a miles de socios. Esta sociedad demanda aportar nuevas opciones que busquen la liberación del hombre, y esta, además de ser la más alta cima del desarrollo humano, es y debe ser también, la más alta cima del escalón social. Hacia ella debemos marchar.

El socialismo es una montaña, y a lo largo de muchos años se ha ido creando a base de granitos de arena. Todos nosotros estamos dispuestos a aportar el nuestro, pero sólo lo conseguiremos si estamos unidos, si nos organizamos y respetamos una Democracia Participativa que sea fiel ejemplo tanto de nuestra horizontalidad como de nuestra opción. No sólo formarnos como socialistas, sino desarrollarnos como seres humanos. Pero el pánico no es más que una reacción instintiva, ante algo que se antoja difícil y esto, no es sorpresa para nadie teniendo en cuenta los terrenos en los que nos movemos.

Por último, hay algo que quiero decir antes de acabar. Formamos parte de uno de los partidos socialistas histórico, herederos de Pablo Iglesias, de Largo Caballero, de Besteiro o De los Ríos. Diferentes ideas, dentro de un mismo partido, caminantes hacia un mismo fin. Cierto que son años difíciles, que en ocasiones, podemos intentar renunciar a todo lo que nos ata debido a lo difícil que se antoja luchar contra un gigante. Pero somos parte de él y debemos intentar cambiarlo. Pero fidelidad no significa genuflexión. El socialismo nunca significó eso y aquellos que actúan de esta forma no merecen considerarse ni ser considerados socialistas. El camino se hace andando, no sentándose a la sombra en las orillas. Por eso debemos defender a nuestro compañeros, no sólo como gesto, sino como muestra de compromiso.

"Los socialistas no mueren: los socialistas se siembran"
Pablo Iglesias Possé
1850-1925



Pablo Iglesias Ordóñez.
Salamanca 13 de febrero de 2010.

lunes, 8 de febrero de 2010

Leer

Existen dos mundos, el de los lectores y el de aquellos que no leen. Estos últimos pueden serlos por varias cosas, aunque las más usuales son dos. Bien porque no han gozado del privilegio que supone tener padres del primer grupo, bien porque simplemente es algo que pasa desapercibido para ellos, sin interés, vano.

En cuanto a los lectores, desde mi punto de vista, han encontrado uno de los placeres capitales de la vida. Qué supone para el hombre la lectura. Podría centrarme en aspectos favorables para el intelecto como facilidad compresiva, mejores niveles ortográficos o de estudio. Sin embargo esto es algo que todo el mundo concibe, es racional y puede estudiarse en materias como por ejemplo; “Los beneficios de la lectura”. No obstante, hay una serie de cuestiones que superan todo esto, cuestiones que podemos considerar como puros placeres que solo se alcanzan por aquellos que aman los libros y que son totalmente incompresibles para aquellos que no sufrieron la mágica tortura de Robinson Crusoe narrado o El Pequeño Vampiro con lecturas nocturnas bajo las sábanas, pasando por Mortadelo y Filemón, el Capitán Trueno, 13 Rúe del Percebe o La Flecha Negra. Pequeños mundos, vagando por la inocente mente de un niño, aquellos que todavía conservan la virtud de la imaginación. Tras esa etapa, se alcanza una nueva, muy diferente en los tecnicismos pero idéntica en la pasión y el disfrute. La imaginación da un paso, aquel Pequeño Vampiro se ha convertido en un sueño de Stoker y los clásicos españoles han evolucionada al realismo del cómic épico europeo. El olor del papel setentero en encuadernaciones viejas y blandas, a menudo con un forro de plástico que le defendió de tres lectores fugaces, alguno incluso dejó un firma, unas iniciales fugaces, eso sí es un placer. Las viejas librerías estrechas, con un librero que parece haberse perdido entre Sven Hassel y las praderas de Wounded Knee. Parece ser cierta la cita de Emily Dickinson; Un libro es la mejor fragata para llevarnos a tierras lejanas. Quien no ha gozado del placer de la lectura...no sabe lo que se pierde.