Saludos Socialistas

El rincón del inconforme

lunes, 21 de diciembre de 2009

En memoria de un viejo luchador

A Santiago Polo.
Por Ángel García, Secretario Provincial del PCE-Salamanca.
Aquí estamos, Santiago, para despedirte. Pero esta despedida no es más que un adiós físico porque en cada acto, en cada reunión, en cada momento en que compartamos conversación más de un camarada, tú seguirás presente. Esperaremos, sin darnos cuenta que, en cualquier momento, tú te levantes del asiento y nos recuerdes aquellos años que partieron y marcaron toda tu existencia.El golpe de estado y la dictadura fascista, con toda la crudeza de su terrible e inhumana represión, dejó marcada tu vida. Tu firmeza y convicción defendiendo aquel Madrid asediado y valiente. Tu voz gritando el ¡No pasarán! de Dolores que permitió que mujeres y hombres como tú, valientes, antifascistas, comunistas, con una convicción enorme en la defensa de los derechos de la clase trabajadora y con el antifascismo como impulso para la lucha, lograsteis que quedara marcada en la historia la inquebrantable unidad y fe en la resistencia del pueblo de Madrid.Decías que la guerra civil y la república no son historia mientras tú vivas. Hoy decimos nosotros y nosotras, tus camaradas, que aunque hayas muerto, tu vida, tu coherencia y tu dignidad tampoco son historia. Tu vida, todo un ejemplo, será para nosotros una referencia. No es historia ese período que marcó tu vida porque está en nuestra memoria y la memoria es presente porque sin ella no seríamos luchadores republicanos, antifascistas, revolucionarios, como tú lo fuiste, como tú lo eres.Tú, Santiago, camarada, tampoco serás un hombre de la historia. En 1932 te afiliaste a las Juventudes Comunistas y todas las generaciones de Jóvenes comunistas siempre te hemos entregado un carné de las Juventudes. Un colectivo de las Juventudes Comunistas, que tantas muestras de afecto te han dado, lleva tu nombre aunque, decías, tú no te lo mereces, porque debería de llevar el nombre de Agustín Froufe Carlos, que fue el Secretario de las Juventudes Comunistas cuando tú entraste a militar en ellas aquí en Salamanca.Tus 32 meses de cárcel y los 52 meses en los Batallones de Trabajadores están marcados también en nosotros, Santiago, porque fue el castigo que tú sufriste y que dieron al Partido por defender la República, la democracia y luchar por la libertad.No podremos olvidarte nunca, Santiago, porque, camarada, has sido, en el sentido más noble de la palabra, un caballero. No sólo por tu porte, por tu elegancia, sino porque jamás has tenido ni una sola palabra de venganza ni de revancha. Como debe ser. Esa actitud, ese comportamiento es el nuestro. La lucha no se hace con revanchas, se hace mirando al futuro con esperanza en alcanzar una sociedad más justa donde no haya explotación, donde la competencia sea sustituida por la solidaridad. Estos eran tus valores y estas son nuestras aspiraciones. Somos comunistas y nos sentimos honrados de haber militado contigo. Tu ejemplo nos hará sentir orgullosos de este Partido, tu Partido. El Partido Comunista que con personas como tú ha crecido en dignidad, en importancia, aunque digan que somos chiquitos, con camaradas como tú el Partido Comunista es grande, gigante.
Hasta siempre, camarada. Hasta siempre Santiago.
Ángel García Secretario Provincial del PCE-Salamanca

lunes, 14 de diciembre de 2009

¿Representación?



Ciertos rumores circulaban hace un par de semanas por los mentideros universitarios.Parece que ahora, el medio de comunicación que lanzó esta noticia a aportado nuevos materiales. Hablaban de alianzas soterradas e intercambio de favores electorales. En la diana se encontraban Daniel Llanos y Ángel Fernández Silva, apodado el "sobrinísimo", por ser familiar en este grado de parentesco de Alfonso Fernández Mañueco, figura destacada del PP salmantino. Según se comenta, el actual presidente de la asociación universitaria AEUS, Daniel Llanos, se convertiría junto al nuevo líder de la Nuevas Generaciones de Salamanca en director-delegado de alguno de los colegios universitarios de la USAL, en concepto de pago por el apoyo prestado por estas organizaciones a la campaña electoral del electo rector Ruipérez. Esta información no está declarada oficialmente como veraz, y si fuese cierta, posiblemente ya no sea posible que estas personas accedan al cargo ante la crisis que podría generarse dentro del nuevo rectorado. No obstante, lleva a plantearse un cierto número de cuestiones.



Hace unos años, la asociación universitaria a la que pertenezco, CEA, fue sancionada por asociar en un escrito las siglas PP y AEUS, hoy sería interesante ver como nos abordarían por hacerlo, sobretodo cuando se puede apreciar de manera clara esta relación. Daniel Llanos y Ángel Fernández Silva son dos figuras importantes de la derecha estudiantil salmantina, ambos se encuentras afiliados a Nuevas Generaciones pero además se reparten cargos sin tapujos. Mientras que el primero es presidente de AEUS y el segundo presidente de NNGG, se reparten también los cargos de segundo de a bordo en ambas entidades, siendo Llanos; Secretario General de NNGG, y por lo tanto segundo de Silva, tras la nueva directiva surgida en el polémico congreso que acabo por hacer renunciar a Jorge Calabrés, antiguo líder, qué, y según sus propias palabras tuvo "...obligaciones de no presentarme...". Por otro lado, Fernández Silva, ocupa el puesto de Secretario General de AEUS. Se aprecia por lo tanto una dualidad clara, ambos ocupan el primer y el segundo puesto en las dos organizaciones más representativas de la derecha estudiantil salmantina.



Bueno, llevada a cabo esta pequeña introducción, y como soy el rey de mi blog, voy a pronunciarme y sobretodo a desahogarme. El filósofo francés Blaise Pascal apuntó en su día que "la moral es la ciencia por excelencia; es el arte de vivir bien y ser dichoso". Cuando aquellos que tienen el deber auto-adquirido de representar a sus compañeros, cuando son elegidos por votación popular y se dedican a promocionarse con el fin de tomar posiciones en lugares elevados del escalafón político, con el fin de vivir bien y ser dichosos es justo criticarlos y denunciarlos públicamente. Salamanca es un nido floreciente para estos "animales" políticos. Conocemos varios ejemplos tanto en la denominada izquierda como en la derecha o "centro democrático reformista" como se denominan algunos. En fin, el mismo perro con distinto collar. Nuestra ciudad es pequeña, el PSOE, se encuentra francamente mal, en claro retroceso, por ello, y gracias a la dejadez política de las juventudes actuales, es relativamente fácil hacerse con un hueco, con un pequeño cargo que permita lanzarse a la práctica de la escalada política, no es cuestión de dar nombres pero son de sobra conocidos por todos. No obstante, el caso de los populares es excesivamente ilustrador de este fenómeno. Como ya mencioné anteriormente; Daniel Llanos y Ángel Fernández Silva, no han dudado en crear un pequeño círculo prácticamente oligárquico que ha cuajado en los cargos que ostentan. Parece que el nuevo cargo del primero puede ser una justa retribución por el apoyo prestado al primero en el cambio de la nueva dirección de NNGG y por supuesto, siempre es bueno acercarse a los que tienen padrino como es el caso.



Mi crítica es justa y marxista. De la misma manera que existen clases sociales en lo económico, también existen clases sociales dentro de las ellas mismas. Estos dos figurantes pertenecen al sector estudiantil y su ascenso en el organigrama político condiciona sin duda sus posibilidades de representación de este sector. El interés del gobierno salmantino, el interés general de los "adultos" es la tranquilidad, que no existan movimientos que puedan desestabilizarlos. La juventud siempre fue peligrosa, es una etapa de fuertes ideales y pocas responsabilidades. Sin embargo estos representantes de estudiantes responden de manera efectiva a la intención de estos poderes dominantes de que se coarte cualquier conato de resistencia y defensa de los derechos, a menudo vulnerados. Son por lo tanto herramientas del sistema que no buscan otra cosa que formar parte de él, de escalar hasta la profesionalidad política.