Saludos Socialistas

El rincón del inconforme

lunes, 21 de diciembre de 2009

En memoria de un viejo luchador

A Santiago Polo.
Por Ángel García, Secretario Provincial del PCE-Salamanca.
Aquí estamos, Santiago, para despedirte. Pero esta despedida no es más que un adiós físico porque en cada acto, en cada reunión, en cada momento en que compartamos conversación más de un camarada, tú seguirás presente. Esperaremos, sin darnos cuenta que, en cualquier momento, tú te levantes del asiento y nos recuerdes aquellos años que partieron y marcaron toda tu existencia.El golpe de estado y la dictadura fascista, con toda la crudeza de su terrible e inhumana represión, dejó marcada tu vida. Tu firmeza y convicción defendiendo aquel Madrid asediado y valiente. Tu voz gritando el ¡No pasarán! de Dolores que permitió que mujeres y hombres como tú, valientes, antifascistas, comunistas, con una convicción enorme en la defensa de los derechos de la clase trabajadora y con el antifascismo como impulso para la lucha, lograsteis que quedara marcada en la historia la inquebrantable unidad y fe en la resistencia del pueblo de Madrid.Decías que la guerra civil y la república no son historia mientras tú vivas. Hoy decimos nosotros y nosotras, tus camaradas, que aunque hayas muerto, tu vida, tu coherencia y tu dignidad tampoco son historia. Tu vida, todo un ejemplo, será para nosotros una referencia. No es historia ese período que marcó tu vida porque está en nuestra memoria y la memoria es presente porque sin ella no seríamos luchadores republicanos, antifascistas, revolucionarios, como tú lo fuiste, como tú lo eres.Tú, Santiago, camarada, tampoco serás un hombre de la historia. En 1932 te afiliaste a las Juventudes Comunistas y todas las generaciones de Jóvenes comunistas siempre te hemos entregado un carné de las Juventudes. Un colectivo de las Juventudes Comunistas, que tantas muestras de afecto te han dado, lleva tu nombre aunque, decías, tú no te lo mereces, porque debería de llevar el nombre de Agustín Froufe Carlos, que fue el Secretario de las Juventudes Comunistas cuando tú entraste a militar en ellas aquí en Salamanca.Tus 32 meses de cárcel y los 52 meses en los Batallones de Trabajadores están marcados también en nosotros, Santiago, porque fue el castigo que tú sufriste y que dieron al Partido por defender la República, la democracia y luchar por la libertad.No podremos olvidarte nunca, Santiago, porque, camarada, has sido, en el sentido más noble de la palabra, un caballero. No sólo por tu porte, por tu elegancia, sino porque jamás has tenido ni una sola palabra de venganza ni de revancha. Como debe ser. Esa actitud, ese comportamiento es el nuestro. La lucha no se hace con revanchas, se hace mirando al futuro con esperanza en alcanzar una sociedad más justa donde no haya explotación, donde la competencia sea sustituida por la solidaridad. Estos eran tus valores y estas son nuestras aspiraciones. Somos comunistas y nos sentimos honrados de haber militado contigo. Tu ejemplo nos hará sentir orgullosos de este Partido, tu Partido. El Partido Comunista que con personas como tú ha crecido en dignidad, en importancia, aunque digan que somos chiquitos, con camaradas como tú el Partido Comunista es grande, gigante.
Hasta siempre, camarada. Hasta siempre Santiago.
Ángel García Secretario Provincial del PCE-Salamanca

lunes, 14 de diciembre de 2009

¿Representación?



Ciertos rumores circulaban hace un par de semanas por los mentideros universitarios.Parece que ahora, el medio de comunicación que lanzó esta noticia a aportado nuevos materiales. Hablaban de alianzas soterradas e intercambio de favores electorales. En la diana se encontraban Daniel Llanos y Ángel Fernández Silva, apodado el "sobrinísimo", por ser familiar en este grado de parentesco de Alfonso Fernández Mañueco, figura destacada del PP salmantino. Según se comenta, el actual presidente de la asociación universitaria AEUS, Daniel Llanos, se convertiría junto al nuevo líder de la Nuevas Generaciones de Salamanca en director-delegado de alguno de los colegios universitarios de la USAL, en concepto de pago por el apoyo prestado por estas organizaciones a la campaña electoral del electo rector Ruipérez. Esta información no está declarada oficialmente como veraz, y si fuese cierta, posiblemente ya no sea posible que estas personas accedan al cargo ante la crisis que podría generarse dentro del nuevo rectorado. No obstante, lleva a plantearse un cierto número de cuestiones.



Hace unos años, la asociación universitaria a la que pertenezco, CEA, fue sancionada por asociar en un escrito las siglas PP y AEUS, hoy sería interesante ver como nos abordarían por hacerlo, sobretodo cuando se puede apreciar de manera clara esta relación. Daniel Llanos y Ángel Fernández Silva son dos figuras importantes de la derecha estudiantil salmantina, ambos se encuentras afiliados a Nuevas Generaciones pero además se reparten cargos sin tapujos. Mientras que el primero es presidente de AEUS y el segundo presidente de NNGG, se reparten también los cargos de segundo de a bordo en ambas entidades, siendo Llanos; Secretario General de NNGG, y por lo tanto segundo de Silva, tras la nueva directiva surgida en el polémico congreso que acabo por hacer renunciar a Jorge Calabrés, antiguo líder, qué, y según sus propias palabras tuvo "...obligaciones de no presentarme...". Por otro lado, Fernández Silva, ocupa el puesto de Secretario General de AEUS. Se aprecia por lo tanto una dualidad clara, ambos ocupan el primer y el segundo puesto en las dos organizaciones más representativas de la derecha estudiantil salmantina.



Bueno, llevada a cabo esta pequeña introducción, y como soy el rey de mi blog, voy a pronunciarme y sobretodo a desahogarme. El filósofo francés Blaise Pascal apuntó en su día que "la moral es la ciencia por excelencia; es el arte de vivir bien y ser dichoso". Cuando aquellos que tienen el deber auto-adquirido de representar a sus compañeros, cuando son elegidos por votación popular y se dedican a promocionarse con el fin de tomar posiciones en lugares elevados del escalafón político, con el fin de vivir bien y ser dichosos es justo criticarlos y denunciarlos públicamente. Salamanca es un nido floreciente para estos "animales" políticos. Conocemos varios ejemplos tanto en la denominada izquierda como en la derecha o "centro democrático reformista" como se denominan algunos. En fin, el mismo perro con distinto collar. Nuestra ciudad es pequeña, el PSOE, se encuentra francamente mal, en claro retroceso, por ello, y gracias a la dejadez política de las juventudes actuales, es relativamente fácil hacerse con un hueco, con un pequeño cargo que permita lanzarse a la práctica de la escalada política, no es cuestión de dar nombres pero son de sobra conocidos por todos. No obstante, el caso de los populares es excesivamente ilustrador de este fenómeno. Como ya mencioné anteriormente; Daniel Llanos y Ángel Fernández Silva, no han dudado en crear un pequeño círculo prácticamente oligárquico que ha cuajado en los cargos que ostentan. Parece que el nuevo cargo del primero puede ser una justa retribución por el apoyo prestado al primero en el cambio de la nueva dirección de NNGG y por supuesto, siempre es bueno acercarse a los que tienen padrino como es el caso.



Mi crítica es justa y marxista. De la misma manera que existen clases sociales en lo económico, también existen clases sociales dentro de las ellas mismas. Estos dos figurantes pertenecen al sector estudiantil y su ascenso en el organigrama político condiciona sin duda sus posibilidades de representación de este sector. El interés del gobierno salmantino, el interés general de los "adultos" es la tranquilidad, que no existan movimientos que puedan desestabilizarlos. La juventud siempre fue peligrosa, es una etapa de fuertes ideales y pocas responsabilidades. Sin embargo estos representantes de estudiantes responden de manera efectiva a la intención de estos poderes dominantes de que se coarte cualquier conato de resistencia y defensa de los derechos, a menudo vulnerados. Son por lo tanto herramientas del sistema que no buscan otra cosa que formar parte de él, de escalar hasta la profesionalidad política.


jueves, 12 de noviembre de 2009

Universidad y Salamanca

Cuando alguien escucha la palabra Salamanca, el concepto de universidad llega a la mente casi al instante. No se puede negar que si algo tiene esta bella ciudad, además de un conjunto monumental de valor incalculable es su centenaria universidad. Además de un foco turístico, la ciudad es un centro de estudio internacionalmente reconocido. Gracias a esto, la depresión que sufre la zona a nivel europeo parece quedar eclipsada por el empuje que supone la USAL. Sin embargo, se plantean una serie de dudas sobre el concepto que tiene de ella, tanto su ayuntamiento, como la población en general. Al contrario de lo que sucede en la mayoría de las ciudades, la presencia de las facultades en el centro de la ciudad, junto a la catedral o la Clerecía, otorgan a los empresarios y pequeños autónomos de la zona histórica un importante impulso, desde los libros a los almuerzos matinales, pasando por las impresoras y todo tipo de negocios. Todo ello genera beneficios que repercuten de manera directa en la ciudad. Como dato, es importante hablar de que Salamanca cuenta con una población flotante universitaria de aproximadamente treinta y cinco mil alumnos si incluimos a la Universidad Pontificia, por no hablar de los estudiantes de E.S.O y Bachillerato. Todo esto, ha construido una economía local que se basa de manera radical en esa Salamanca estudiantil. De hecho, y si realizamos un pequeño cálculo a la baja, estableciendo un gasto mensual de quinientos euros mensuales por alumno, contando simplemente a los alumnos universitarios, tendríamos aproximadamente unos dieciocho millones de euros mensuales, que se convierten en los diez meses que dura actualmente el curso académico en ciento ochenta millones de euros. Esta cantidad, calculada muy a la baja, supondría que simplemente con los ingresos que se perciben de los estudiantes, se supera el presupuesto de la ciudad. Por lo tanto, parece que la reflexión nos lleva a declarar que la universidad definitivamente es un foco de ingresos bastante importante, por no decir definitivo ante la escasez de tejido industrial que tiene la ciudad.

Sin embargo, parece que hay un empeño por parte de las autoridades, y una dejadez por parte de la oposición de acabar con la gallina de los huevos de oro. La última noticia que hemos recibido, es la negativa del ayuntamiento a hacerse cargo de la Nochevieja universitaria. Algo que puede parecer contradictorio, ya que es una celebración que surgió espontáneamente hace ya más años de los que se cree, mucho antes de que adquiriera cierta fama nacional. Pero este hecho, no es más que la punta del iceberg. Las fiestas universitarias, que tanto problema generaban al parecer, además de considerables sumas para los hosteleros de la ciudad, acabaron por desaparecer, ante el miedo de que la juventud se convirtiera en carne de centros de desintoxicación. Como la presión, fue, ligeramente considerable, parece que aun a riesgo de acabar con cualquier tipo de actividad cerebral, el modelo acabó por cambiarse y ahora las fiestas en lugar de celebrarse en lugares alejados evitando las posibles molestias y consumiendo bebidas alcohólicas de manera más permisiva para los castigados bolsillos, se han cambiado a establecimientos privados, generando aun más beneficios para un determinado lobby, conocido como Asociación de Hosteleros. Tal vez habría que plantearse si el motivo es la salud, o el beneficio, puesto que sin centrarse en si la bebida es de calidad o no, la única verdad es que se sigue consumiendo alcohol. Simplemente las ganancias han cambiado de bolsillo.

Toda esta reflexión, tiene un único fin, aportar a los lectores, una perspectiva diferente. Salamanca debe valorar lo que tiene. Cada universitario no es sólo un negocio, es una inyección de salud para la ciudad. Actualmente hay más de ochenta universidades en el país, las posibilidades de elección aumentan, tanto la ciudad, con el ayuntamiento a la cabeza, como la USAL, deben entender que la vida universitaria es todo, no sólo las jornadas de estudio y las clases, también las fiestas forman parte de la cultura universitaria, al igual que las ferias lo son de los salmantinos.

lunes, 5 de octubre de 2009

El Pozo Cooperativista

El pozo cooperativista.


Años de tradición golpean el caminar de esta tierra parda y verde, llana y montañosa que conocemos como Extremadura. Condicionados por cientos de años de una política económica ausente, por la tradición de generaciones de jornaleros al servicio de las élites dominantes, por décadas de miseria que van mucho más allá de Buñuel y su Tierra sin Pan, han hecho de la agricultura la forma de vida, de gran número de nuestros paisanos. Sin embargo parece que seguimos condenados a ocupar el último puesto en las comunidades españolas y por ende en Europa. ¿Cuál es el problema? ¿Qué nos retrae? Hablar hoy en este artículo de todos nuestros frenos se antoja complicado y demasiado extenso como para ofrecer fiel reflejo de ello. No obstante hay un punto en el cual parece fundamental detenerse, la cuestión cooperativista.
Gozamos en esta tierra de una importante red cooperativas jóvenes y ambiciosas, pero a menudo mal estructuradas y peor dirigidas. Un ejemplo que podría hacernos recapacitar, es el de la industria olivarera de la zona de Sierra de Gata, si bien puede parecer tal vez una problemática concreta, podríamos establecer unos parámetros comunes para todo el campo extremeño.
Habrá quien considere que el principal problema; endémico y reconocido en todo el sector primario español es la diferencia entre el beneficio que obtiene el agricultor y el precio final que adquieren los productos en el mercado. No podemos pararnos a discutir eternamente sobre ello, el sentimiento de injusticia se refleja en toda la comunidad agrícola. Por otro lado es imposible competir en este mercado globalizado, en este auge del Capitalismo del desastre como mencionaba Naomi Klein en su obra: La Doctrina del Shock. Hay una gran desigualdad en la competición con economías de rentas tan bajas y nulo beneficio social obrero, podrían citarse muchos ejemplos en América Latina o Asia. No obstante no seré yo quien consiga hacer cambiar de parecer a los fieles seguidores del Neoliberalismo. Siguiendo con el hilo de la cuestión nuestro problema comienza en la base. El parque de maquinaria agrícola se sostiene económicamente en modo fundamental gracias a las numerosas ayudas europeas que han sazonado el campo extremeño durante varias décadas. A menudo, agricultores con pequeñas explotaciones, olivareras por ejemplo, se han embarcado en duras inversiones de capital que serían imposibles de amortizar con el simple beneficio agrícola. El modelo cooperativista ha fracasado en ese aspecto y es hora de reconocerlo. La maquinaria debe ser común sólo así, los parcos beneficios representarán un montante digno para vivir. Nuestros cultivos pueden comenzar a generar beneficios, de hecho, deben comenzar a generarlos si no queremos enfrentarnos, tras los recortes de subvenciones de los años venideros, a una nueva etapa de éxodo rural, sino queremos que nuestra triste Historia vuelva a repetirse. Todos conocemos hoy en día a hijos de estas tierras que han tenido que arrojar el arado en los surcos para embarcarse en sectores como la construcción, mientras duró la burbuja inmobiliaria de la que tanto nos acordamos ahora. Por si fuera poco, a menudo fuera de nuestra de comunidad, Madrid es el gran ejemplo.
Siempre ante la imposibilidad de vivir con los recursos que da la tierra. ¿Por qué? Tenemos los medios, tenemos las estructuras, tenemos el conocimiento, sólo nos falta la mentalidad. Es primordial que hagamos examen de conciencia y nos sentemos a cavilar. Nuestra calidad de vida, con el modelo de desarrollo rural es envidiable. Sólo hay que pasear por el campo de comunidades autónomas vecinas para apreciar sin ningún tipo de dudas la abismal diferencia. Pero esto no se consigue sin el apoyo fuerte y tenaz de las instituciones. La socialdemocracia española, liderada por el brazo férreo del PSOE ha tenido gran parte de culpa. No podemos olvidar que se ha renunciado a la formación de las masas sociales, y eso ha repercutido de manera drástica en la mentalidad de los trabajadores del campo, el principio de solidaridad es fundamental, sin él nada puede funcionar en nuestros maltrechos cultivos. La cooperativización debe ser integral y los medios de producción puestos en común, sólo de esta manera conseguiremos reducir los costes de producción aumentando por lo tanto el beneficio.
Por supuesto, esto no se consigue de la noche a la mañana, claro que no. Décadas atrás, la zona norte española dedicó sus políticas formativas a la actividad industrial. Pasearse por la sociedad vasca o asturiana ayuda a conocer de primera mano los institutos tecnológicos, la formación industrial en estado puro. Por el contrario, el sistema educativo de nuestra tierra se plaga de módulos formativos en ciencias administrativas, y no hace todo el hincapié que debiera en los estudios agrícolas y técnicos, lo que nos obliga, poniendo dos claros ejemplos sobre la mesa, a exportar nuestros preciados espárragos a Navarra o nuestro ganado porcino a los mataderos de Guijuelo renunciando con todo esto al beneficio añadido.
Nuestras cooperativas, haciendo alusión a lo que se mencionaba en un principio, tienen que comenzar a regularse internamente. Los socios deben demandar unas aptitudes a los dirigentes. Los encargados de ventas, los comerciales tienen que responder por su trabajo, por su productividad. Este es un pozo tremendo excavado a pulso por la ineptitud de unos cuantos, por el trabajo mal hecho de otros y por la complicidad en busca del auto-beneficio de diversos políticos. Nuestro deber, es taparlo. Que de una vez por todas, el campo extremeño se convierta en cuna de oportunidades y no en tierra abocada al abandono.

domingo, 19 de abril de 2009

Perejil Periodístico

Tras el debate con el Rector de la Universidad de Salamanca, múltiples medios de comunicación salmantinos se han hecho eco del encuentro, con resultados no demasiado favorables para la posición crítica con el Proceso de Bolonia. No obstante me han causado especial estupor el artículo y la crónica del periodista Omar Castro publicado en el Adelanto el sábado 18 de Abril de 2009. En primer lugar, y apelando a la ética periodística, me resulta bastante frustrante que la mera crónica del acto deje entrever su repulsa con nuestra postura de manera calcada a la mostrada en su artículo de opinión firmado por el mismo unas páginas antes. Pero bueno, como no soy licenciado en periodismo y no conozco demasiado bien los intríngulis de la profesión será mejor que me reserve mi opinión, tal vez no sea la apropiada. En el mundo de la hostelería hay camareros y simples abrechapas, supongo que en el mundo de la prensa escrita también hay escritores y pulsateclas.
De la misma manera que Omar basó su muy respetable artículo de opinión en vaguedades como nuestra lucha intensa contra la empresa en lugar de, a mi entender, muchas de las diversas posiciones que se suscitaron en él, entre ellas, la reforma del CAP, la desvirtuación de los planes de estudio o las dificultades a la hora de compaginar estudio y trabajo con la nueva reforma, sin precedentes desde el S.XIII, yo, podría basarme en criticar la postura del Sr. Alonso, que con una retórica digna de su premio de mejor comunicador de Castilla y León esquivó una tras otra las preguntas que a mi juicio podían hacer peligrar sus férreos cimientos Pro-Bolonia. Pero no caeré en su juego, no merece la pena. No.
Basar su opinión en argumentos tan triviales como la idealización de las posturas de Estudiantes Contra Bolonia tal vez no sea demasiado justo. En primer lugar y situando el romanticismo del S. XIX sobre la mesa, los ideales son algo demasiado necesario como para dejarlo a un lado. No sé cuantos de mis compañeros serán hijos de Rockefeller o de Botín, ni siquiera cuantos querrán ser funcionarios, profesión bastante necesaria y respetable, por otro lado prefiero pensar que sus argumentos se encuentran perfectamente sopesados tras largas jornadas de estudio de los reales decretos y los nuevos grados. Claramente, lo fácil es negar todo esto y lanzarse a la crítica basada en argumentos más que cuestionables. En mi humilde opinión, considero que la participación de la empresa es necesaria tal y como está actualmente la financiación de la universidad. Con el 1,03% de PIB, la situación no está para tirar cohetes. Es bastante curioso observar como elegimos las universidades del Norte de Europa como modelo de educación, pero como modelo de financiación (que los escépticos vean los datos de Finlandia y su 6% del PIB para educación). Si una empresa ofrece 300.000 euros en becas, obteniendo por ello, además de publicidad y desgravaciones fiscales bastante suculentas, una tremenda satisfacción moral. Adelante, aceptémoslos y demos un impulso al estudio de varias decenas de universitarios. El problema se plantea cuando esa empresa condiciona la investigación con esas becas. Un comunicador como Omar Castro debería reconocer que es bastante posible que el mundo empresarial no piense demasiado en las humanidades, a menudo deficitarias, para adjudicar estas becas.
Pero yo veo un trasfondo un poco más profundo en todo esto. Tal vez, deberíamos mirar un poco más allá y no unificar las críticas en nuestro pié más débil, tal vez deberíamos retornar a ese tan criticado aspecto ideológico para reestructurar nuestras posturas. La Educación, al igual que la Sanidad, deben ser deficitarias y requieren un esfuerzo extra de las sociedades para poder alcanzar su plenitud. Me niego a la nueva concepción de la sociedad del conocimiento, la educación no debe ser un negocio. Al igual que ya cité en otro artículo, las necesidades del capitalismo no deben marcar la universidad del futuro, nuestro sistema es el que es y no nos queda por ahora otro remedio que bailar al son que marca, sin embargo, la única forma de cambiarlo es alcanzar la mirada crítica que se obtiene cuando se está hasta cierto punto apartado de él.
Nuestras críticas alcanzan aspectos como la pérdida del conocimiento, repasando el Grado de Historia se puede verificar la pérdida del estudio de periodos como el mesopotámico o el egipcio. Las posturas críticas con Bolonia no se basan en una crítica al necesario mundo empresarial como se ha querido hacer ver a los lectores. Aplaudimos la nueva reforma de la docencia, el aumento de la movilidad y la homologación de títulos pero no a cualquier precio. En la reforma de los planes de estudio, profesores e investigadores han contado con un papel muy importante, no tanto los alumnos, pero es difícil construir una casa por el tejado y aún más difícil es hacerlo con un cubo de playa y un poco de arena.

domingo, 29 de marzo de 2009

LOS EXTREMEÑOS QUE LIBERARON PARÍS.


Un libro de reciente aparición recupera la historia de los republicanos españoles, algunos de ellos procedentes de la región, que lucharohn contra Hitler en las filas del ejército aliado.
Ocho años pegando tiros quizás valieran la pena. El hombre aparece en la fotografía abrumado por tantas muestras de agradecimiento. Como si no fuera capaz de asimilar tanta alegría. La imagen fue portada en la prensa francesa a finales de agosto de 1944, y mostraba a la multitud aclamando a uno de los primeros soldados aliados en liberar París de las garras de los nazis. Sin embargo, porta en su mano una bandera republicana española. Se llamaba Domingo Baños, y era extremeño.La historia de los españoles que participaron en la II Guerra Mundial estuvo silenciada durante más de medio siglo. La razón principal es que la historiografía oficial francesa no podía permitir que un puñado de exiliados entrara en la leyenda de la Ciudad de la Luz. La mayoría luchó en la Guerra Civil, y casi todos fueron cautivos y sufrieron humillaciones en los campos de concentración franceses del otro lado de los Pirineos o en Argelia. Sin embargo, en cuanto tuvieron la oportunidad, se enrolaron en las fuerzas de la Francia Libre de De Gaulle. Bajo el mando del general Leclerc, mataron y murieron en los campos de batalla del desierto o la campiña francesa. Incluso, alguno llegó hasta el corazón del III Reich que se desmoronaba. Muchos de ellos formaban parte de La Nueve, la primera compañía del segundo batallón de la Segunda División Blindada del Ejército francés. Era conocida así, 'La Nueve', en español, porque el 80% procedía de nuestro país. En recuerdo de su origen, los blindados en los que viajaban llevaban por nombre famosas batallas de la guerra española: Guadalajara, Teruel, Belchite...OcultosEntre ellos había un puñado de extremeños. No se conoce el número exacto, ni tampoco demasiados detalles de los que sí están identificados. Tantas décadas de olvido son una losa demasiado pesada de levantar. Tampoco ayuda el que muchos se alistaran con nombres falsos. Querían evitar represalias para sus familias si les apresaban o se oía hablar de ellos en España y, además, bastantes habían desertado de las tropas francesas colaboracionistas para marcharse con Leclerc. También influye el hecho de que muy pocos regresaran a España. La mayoría murió en combate o se quedó a vivir en Francia después de la guerra.Unos pocos autores han mantenido vivo el recuerdo de 'La Nueve'. Antonio Vilanova o Eduardo Pons Prades, por ejemplo. El último ejemplo es la escritora y periodista Evelyn Mesquida, que acaba de lanzar su libro 'La Nueve. Los españoles que liberaron París'.La obra habla, por ejemplo de Baños, que viajaba a bordo del semioruga blindado 'Guadalajara', el primer vehículo aliado que entró en París. Fue en la noche del 24 de agosto, cuando apenas unos pocos hombres penetraron hasta el Ayuntamiento para tomar posesión de la ciudad. Varios testimonios, como el de Pons Prades, aseguran que toda la dotación de este vehículo era extremeña, pero otras fuentes sitúan al mando a un alemán antifascista llamado Reitter, y a un vasco, Abenza, al volante. Pero todo el mundo coincide en que a bordo viajaba Baños, quien llegó a ser reconocido con la Cruz de Guerra con estrella de bronce. Más difusa es aún la figura del sargento Domínguez 'El extremeño', llamado así para distinguirlo de otro valenciano del mismo apellido. De él se dice que recorrió con La Nueve toda Europa. De hecho, hay fotos que le sitúan en Berchtesgaden, la localidad de los Alpes Bávaros donde se encontraba el Nido del Águila, uno de los refugios de Hitler. En mayo de 1945, Domínguez fue uno de los 16 españoles que tomaron uno de los últimos reductos del nazismo. En Normandía habían desembarcado 144 compatriotas apenas un año antes.La historia del relojPero quizás la historia más fantástica de todas fue la de Antonio Gutiérrez, González para muchos autores europeos. Cuenta la leyenda que fue el hombre que hizo rendirse a Von Choltitz, el jefe de las fuerzas alemanas en París. El mismo que se hizo famoso por no querer o no saber cumplir la orden del propio Hitler de destruir la capital francesa. Hay muchas versiones del sucedido, pero todas confluyen en lo fundamental. En la mañana del 25 de agosto se registran duros combates frente al hotel Meurice, el mando de operaciones alemán. Tres hombres, entre los que se encontraba el extremeño Gutiérrez, rompen el cerco y consiguen entrar en las dependencias del comandante. Von Choltitz sólo consiente en rendirse ante un oficial, por lo que esperan a que llegue el teniente francés Karcher. Bien porque se lo diera o porque se lo quitara, lo cierto es que Gutiérrez se quedó con el reloj de pulsera del teutón. El primero en reflejar el suceso fue Antonio Vilanova, hace casi 40 años. Él tuvo acceso a testimonios directos de los protagonistas. Sin embargo, «Gutiérrez no formaba parte de La Nueve, era miembro de la resistencia», asegura a HOY Evelyn Mesquida, que también ha investigado su figura. Nada más se supo de él, aunque la escritora no tiene dudas de que la historia es cierta. «Hay multitud de detalles que confirman que fue así», asegura. En el famoso best-seller 'Arde París', de Dominique Lapierre y Larry Collins, se concede todo el protagonismo del lance a Karcher.IndomableHay un cuarto protagonista extremeño en esta historia, aunque tampoco luchó con Leclerc. Se trata de Manuel López, natural de Garrovillas. En la Guerra Civil luchó en Las Rozas, Arganda, Guadalajara y Levante; y ascendió a teniente. Huido a Francia, fue internado en un campo de concentración. La invasión alemana le pilló abriendo trincheras con una compañía de trabajo en la frontera franco-belga. Junto a un centenar de compañeros españoles, fue abandonado en un castillo. Resistieron a los asaltantes alemanes con las pocas armas que encontraron, hasta que fueron hechos prisioneros. Sin embargo, López y cuatro compañeros más lograron escapar por la noche. En total, la mayoría de los republicanos españoles pasó ocho años en guerra por dos continentes y media docena de países. Sin embargo, desde que entraron en Francia vieron que esa vez sí que podían ganar. Si en España tuvieron que luchar en inferioridad de condiciones, el material que les entregó el Ejército de EE. UU. les convenció de sus posibilidades. Porque eran duros. La experiencia y las penurias les hicieron grandes soldados. La Nueve era una fuerza de choque, siempre avanzaba por delante de la división. Como dejó escrito Raymond Dronne, el capitán de la unidad, «Poseían ya la experiencia del combate. Y eran bravos, de una bravura a veces excesiva. [ ] No tenían oficio, solamente sabían pelear. Todos se pusieron al trabajo con ardor y corazón».


MÁS INFORMACIÓN I E. Mesquida, 'La Nueve. Los españoles que liberaron París', Ediciones B, 2008. Eduardo Pons Prades, 'Republicanos españoles en la Segunda Guerra Mundial', La esfera de los libros, 2004.




Extraido de Internet. Gracias a toda esa gente que no permite que las hazañas de ese malogrado pueblo de jornaleros no se pierdan.


miércoles, 11 de marzo de 2009

A la Comandancia General-Comité Clandestino Revolucionario Indígena del EZLN




El 1° de enero de 1996, en su IV Declaración de la Selva Lacandona, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional convocó a la organización del Frente Zapatista de Liberación Nacional.
A la Comandancia General-Comité Clandestino Revolucionario Indígena del Ejército Zapatista de Liberación NacionalEl 1° de enero de 1996, en su IV Declaración de la Selva Lacandona, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional convocó a la organización del Frente Zapatista de Liberación Nacional. Finalizando la segunda parte de las tres que conformaban dicha declaración, después de nombrar las características políticas que tendría la nueva organización a que estaban convocando, ustedes escribieron lo siguiente: “Con la unidad organizada de los zapatistas civiles y los combatientes zapatistas en el Frente Zapatista de Liberación Nacional, la lucha iniciada el 1° de enero de 1994 entrará en una nueva etapa. El EZLN no desaparece, pero su esfuerzo más importante irá por la lucha política. En su tiempo y condiciones, el EZLN participará directamente en la formación del Frente Zapatista de Liberación Nacional.”20 meses después, durante el Congreso de Fundación del FZLN celebrado en la ciudad de México y al que asistieron como observadores los 1111 delegados zapatistas que habían salido de las montañas del sureste, el EZLN explicó lo siguiente: “… Muchos se preguntan por qué hemos venido sólo a observar su congreso y no a participar directamente en él. Muchos se preguntan por qué, en los últimos días, hemos declarado una y otra vez que el EZLN no formará parte del FZLN y que seremos dos organizaciones hermanas, pero distintas… Cuando llamamos a la formación del FZLN pensábamos que la paz estaba cerca y que nuestra rebeldía tenía que buscar nuevos caminos y formas de lucha para continuar su empecinado andar…. Pensábamos que en poco tiempo estaríamos como ustedes y junto a ustedes. Con la misma rebeldía frente al poderoso, pero sin armas necesarias… Con la misma dignidad para el mañana, pero sin el rostro escondido por el negro del dolor o el rojo de la sangre. Pero nos equivocamos hermanos y hermanas frentistas… La paz no estaba cerca. La paz sigue lejana. Antes y ahora el gobierno usó y usa la mentira de una paz que no imagina más que como rendición y castigo. Pero tampoco podemos seguir deteniéndolos ni pidiéndoles que nos esperen, que no avancen, que no crezcan, que no se hagan grandes, que no se organicen hasta que haya paz justa y digna y el EZLN pueda compartir con ustedes presente y futuro. No será una fuerza militar la que dirija sus pasos civiles y los ponga en riesgo. Esto no debe ni puede ser así.”Más de 8 años después, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional lanza la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y junto con varios miles más de mexicanos y mexicanos, emprende la construcción de lo que se ha llamado la Otra campaña. Y entonces, como mero lo dicen en la VI Declaración, van a hacer, entre otras cosas, lo que sigue: “Vamos a ir a escuchar y hablar directamente, sin intermediarios ni mediaciones, con la gente sencilla y humilde del pueblo mexicano y, según lo que vamos escuchando y aprendiendo, vamos a ir construyendo, junto con esa gente que es como nosotros, humilde y sencilla, un programa nacional de lucha, pero un programa que sea claramente de izquierda o sea anticapitalista o sea antineoliberal, o sea por la justicia, la democracia y la libertad para el pueblo mexicano.En resumen, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional va a salir directamente a hacer política, una nueva forma de hacer política, por todos los rincones del país.Y entonces, en el Frente Zapatista de Liberación Nacional nos juntamos con ustedes, compañeros del EZLN, que fueron quienes nos convocaron a formar la organización y nos dieron nombre, y en esa reunión vimos que el FZLN había cumplido en la etapa que fue desde la IV Declaración hasta que salió la Sexta, pero que ahora la nueva etapa nos quedaba muy grande para lo que se venía. Así que hicimos una consulta interna entre todas y todos los militantes del FZLN y de ahí salió lo siguiente:De los 127 comités civiles de diálogo que conforman nuestro FZLN, 123 se pronunciaron por que se disuelva completamente el FZLN como organización política nacional y se le devuelva el nombre a los compas del EZLN.3 ccds dijeron que había que mantenernos como organización pero con otro nombre, aunque dos de ellos resaltaron que si la mayoría aceptaba otra cosa, ellos también la asumían.Y uno dijo que no se pronunciaba por algo en concreto, sino que renunciaban al FZLN.Además, 9 frentistas de manera individual se pronunciaron por la opción de disolver el FZLN y regresar el nombre al EZLN.Así pues, el acuerdo tomado por mayoría, y que les queremos comunicar, es el siguiente:El Frente Zapatista de Liberación Nacional se disuelve totalmente como organización política y le devuelve su nombre al Ejército Zapatista de Liberación Nacional para que éste a su vez decida que hacer con él. Los comités o individuos que así lo decidan podrán mantenerse juntos en cada localidad y adherirse a la sexta y a la otra campaña, pero ya sin usar el nombre de comité del FZLN.Por último, queremos decirles queridos compañeros y compañeras del EZLN y de todas las comunidades indígenas zapatistas, de los municipios autónomos zapatistas, de las Juntas de Buen Gobierno, que ha sido un honor para las y los frentistas el haber caminado con el nombre que nos dieron durante todos estos años. Sabemos que cometimos muchos errores y que no siempre nos salieron las cosas como pensábamos y como deberían de haber salido, pero todo lo que hemos aprendido de ustedes y su digna lucha por un México y un Mundo mejor para todos, seguramente será un primer paso que nos servirá para sumarnos a este caminar que ahora están iniciando con la otra campaña y en la cual intentaremos también estar, para colaborar desde cada uno de nuestros espacios, junto con miles más, en la construcción de un México más justo, más libre y más democrático, desde abajo y a la izquierda.


Frente Zapatista de Liberación Nacional. México. Octubre del 2005

lunes, 9 de febrero de 2009

CARTA DEL JEFE INDIO NOAH SEALTH AL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS

El gran Jefe de Washington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El gran Jefe de Washington nos ha mandado tambien palabras de amistad y de buena voluntad. Apreciamos mucho esta delicadeza porque conocemos la poca falta que le hace nuestra amistad. Queremos considerar su ofrecimiento, pues sabemos que si no lo hiciéramos, pueden venir los hombres de piel blanca a tomarnos las tierras con sus armas de fuego. Que el gran Jefe de Washington confie en la palabra del Jefe Seattle con la misma certidumbre que espera la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables como estrellas.


¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aún el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida. Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas ¿Cómo podrían ustedes comprarlos?.

Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata de pino, cada grano de arena de las playas, cada gota de rocío en los oscuros bosques, cada altozano y hasta el sonido de cada insecto es sagrado a la memoria y al pasado de mi pueblo. La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas.

Los muertos del hombre blanco olvidan su país de origen cuando emprenden sus paseos por las estrellas; en cambio, nuestros muertos nunca pueden olvidar esa bondadosa tierra, puesto que es la madre de los pieles rojas. Somos parte de la tierra y así mismo, ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila; estos son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia.



Por todo ello cuando el Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de que quiere comprar nuestras tierras dice que nos reservará un lugar en el que podamos vivir confortablemente entre nosotros. El se convertirá en nuestro padre y nosotros en sus hijos. Por ello consideramos su oferta de comprar nuestras tierras. Ello no es fácil, ya que esta tierra es sagrada para nosotros.

El agua cristalina que corre por los ríos y arroyuelos no es solamente agua, sino, también, representa la sangre de nuestros antepasados. Si le vendemos nuestra tierra deben recordar que es sagrada y a la vez deben enseñar a sus hijos que es sagrada y cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas de nuestras gentes.

El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre. Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed; son portadores de nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también lo son suyos y, por lo tanto, deben tratarlos con la misma dulzura con la que se trata a un hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. El no sabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana, sino su enemiga, y una vez conquistada sigue su camino, dejando atrás la tumba de sus padres sin importarle. Le secuestra la tierra a sus hijos. Tampoco le importa, tanto la tumba de sus padres como el patrimonio de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano, el firmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o piedras de colores. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solo un desierto.

No se, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola visita de sus ciudades apena los ojos del piel roja. Pero quizá sea por que el piel roja es un salvaje y no comprende nada.
No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar como se abren las hojas de los árboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizá también esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido solo parece insultar nuestros oídos. Y después de todo, ¿para que sirve la vida si el hombre no puede escuchar el grito solitario del chotacabras no las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un estanque?. Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aromas de pinos.

El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres comparten un mismo aliento, la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al olor. Pero si les vendemos nuestras tierras, deben recordar que el aire nos es inestimable, que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene. El viento que dio a nuestros abuelos el primer soplo de vida también recibe sus últimos suspiros. Y si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas como cosa aparte y sagrada, como un lugar donde hasta el hombre blanco pueda saborear el viento perfumado por las flores de las praderas.

Por ello, consideramos su oferta de comprar nuestras tierras y si decidimos aceptarla yo pondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.
Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto a miles de búfalos pudrirse en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como una máquina humeante puede importar mas que el búfalo, al que nosotros solo matamos para sobrevivir.
¿Qué sería del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre moriría de una gran soledad espiritual; porque lo que suceda a los animales también le sucederá al hombre, todo va enlazado.

Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra esta enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin que sepan respetarla. Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre; y que todo lo que le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a si mismos.
Esto sabemos: la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra.
Esto sabemos: todo va enlazado, como la sangre que une una familia. Todo va enlazado.
Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no tejió la trama de la vida; él solo es un hijo. Lo que hace con la trama se los hace a si mismo.

Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, queda exento del destino común. Después de todo quizá seamos hermanos. Ya veremos. Sabemos una cosa que quizá el hombre blanco descubra algún día: nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes pueden pensar ahora que El les pertenece, lo mismo que desean que nuestras tierras les pertenezcan, pero no es así. El es el Dios de los hombres y su compasión se comparte por igual entre el piel roja y el hombre blanco. Esta tierra tiene un valor inestimable para El, y si se daña se provocaría la ira del Creador. También los blancos se extinguirán, quizá antes que las demás tribus. Contaminan sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios residuos.

Pero ustedes caminaran hacia su destrucción rodeados de gloria, inspirados por la fuerza de Dios que os trajo a esta tierra y que, por algún designio especial, les dio dominio sobre ella y sobre el piel roja. Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos por qué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes. ¿Donde está el matorral? Destruido. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Termina la vida y empieza la supervivencia.

martes, 20 de enero de 2009

Roma y el Imperio Parto

ROMA Y EL IMPERIO PARTO

EL PUEBLO PARTO Y SUS CONFLICTOS
CON EL IMPERIO ROMANO




INTRODUCCIÓN

Nuestra intención es realizar un trabajo en el que se reflejen los contactos que el pueblo Parto mantuvo con el Imperio Romano comenzando estos a partir del siglo I a.C. No obstante parece imprescindible comenzar el estudio de este pueblo desde sus orígenes nómadas y posteriormente observar la gran expansión que experimentaron para poder ver mejor los inicios de los bravos enfrentamientos con Roma que van a caracterizarlos como pueblo guerrero y audaz, a partir de ahí procederemos a analizar el porqué de esos enfrentamientos.
Los Partos, se expandieron por un amplio territorio configurando lo que podríamos denominar como un imperio, este supuso un desafío serio para el control de Oriente Medio al oeste del río Eúfrates por parte del Imperio Romano, llegaron a reflejar un importante obstáculo en la política imperial romana, plantando cara en cierta forma al gigante que desde hacía siglos dominaba el Mediterráneo.
Este pueblo dejó una herencia notable en el arte y la arquitectura creando un estilo de influencia helenística mezclado con el persa nativo, sobre todo en el trabajo ornamental del metal. Las ideas del diseño de sus monedas fueron transmitidas más allá de Oriente Medio. Desarrollaron un sistema que podríamos denominar de tipo “feudal” (salvando las distancias con el concepto medieval) el cual fue transmitido a la dinastía Sasanida y posteriormente al mundo Árabes.
Partia ocupó las zonas que en la actualidad comprende Irán, Iraq, Turquía, Armenia, Georgia, Azerbayán, Turkmenistán, Afganistán, Tayikistán, Paquistán, Siria, Líbano, Jordania, Palestina, Israel, Kuwait y la costa del golfo persa de Arabia Saudi. Como puede observarse, los territorios albergan la mayoría del Oriente Medio y sudoeste de Asia, controlando el camino de la seda y formando una superpotencia de tipo comercial en el este. Contrapesó la hegemonía de Roma en el oeste, algo fundamental para analizar y buscar respuesta al porqué de sus conflictos. No hay muchos escritos y la mayoría de los conservados son de procedencia latina, debido a sus enfrentamientos con Roma, lo que no permite plantear fuentes fiables para el historiador. Mucho de lo que sabemos de Partia se debe a sus monedas por eso la numismática es una buena fuente a la hora de analizar a este pueblo.



I. Nacimiento
De origen escita, este pueblo pertenecía desde tiempos inmemoriables a la confederación de tribus que se agrupaban con el nombre de Dahae, establecidas en el área comprendida entre el curso actual del río Oxus y la fachada oriental del Mar Caspio.
Las noticias que se nos presentan de los partos son escasas y oscuras, diversas son las teorías del nacimiento de este pueblo. Una de las más extendidas y común a diversos historiadores los situa como una tribu que posiblemente a mitad del S.IV a.C. A causa de algún enfrentamiento con sus vecinos fue expulsada de la confederación y obligada a buscar tierras donde establecerse. Así llegaron a la zona sur de sus primeros asentamientos. Fueron vasallos del Imperio Persa y tras su caída pasaron a ser propiedad de los Macedonios que no apreciaban estas tierras periféricas. El primer gobernador Macedonio bajo el que militaron fue Soleo Estaganir, Sátrapa de Margiana (oficial griego, al que se le entrego ésta satrapía por ser periférica y no presentar interés para los generales alejandrinos). Tras la desmembración del imperio alejandrino, pasaron a servir a Eumenes, tras su derrota sobre Antígono y finalmente a Seleuco Nicátor, continuaron formando parte del Imperio Seleúcida hasta el año 250 a.C., en el que el Imperio se encontraba en un periodo de decadencia por discordias civiles que facilitaron que el sátrapa de Bactría proclamase su independencia, así casi todos los pueblos seleúcidas se sumaron a la secesión. Los Partos, bajo Arsáces I, proclamaron su independencia, más tarde ( año 239 a.C.) los gálatas derrotaron al ejército seleúcida y su rey Seleuco II Calinico; éste aprovechó para atravesar la frontera y entrar en la satrapía de la Parthyene (Partia) expulsando a su gobernador Andrágoras y asentándose en aquellas regiones[1]. De esta región recibirá el Imperio su nombre. Arsáces no encontró oposición y arrebató la región de Hyrcania a los seleúcidas, esto provocó el choque con Seleuco II y por otro lado con Diódoto el poderoso rey de Bactria que pretendía extenderse hacía el oeste en perjuicio de su vecinos partos tras la muerte de este acaba el problema su hijo llega a un acuerdo pacífico con los partos. El ejército seleúcida avanzó y fue derrotado por Arsáces. Seleuco se vio obligado a retroceder ya que Antioco y Hieray habría provocado una rebelión en Siria (interrumpiendo así la campaña parta)[2].






II. EXPANSIÓN TERRITORIAL

Comenzaba una etapa de tranquilidad para el territorio recién conquistado por Arsáces, que debía ser organizado. Construyó una nueva capital, Dara, muy bien situada. Por todo el territorio se construyen fortificaciones y es reforzado el ejército basando en él el poder del pueblo. A la muerte de Arsáces sus sucesores adoptaron su nombre sin pasar a ser un título.
El sucesor de Arsáces I fue su hermano Tirídates fundador de la dinastía Arsácida. Se cree que en esta etapa el territorio estaba dividido administrativamente en cinco provincias: Astauene, Apavarktikene, Parthyene, Hyrcania y Comisene.
Entre los años 211 y 191 a.C., aproximadamente los partos continuaron sus expansiones con Artabano I pero se encontraron frente a frente con el rey seleúcida Antíoco III que consideraba propias las provincias orientales. El ejército seleúcida atacó las posiciones partas en las montañas de la Hyrcania lo que obligó a los partos a defender sus fortalezas estratégicas, ésto no impidió que Antíoco continuara su penetración en Partia. Finalmente Artabano I fue obligado a firmar una alianza con Antíoco III y seguramente a mantener un vasallaje formal lo que puede deducirse también por encontrar arqueros partos a caballo en la batalla de Magnesia en el 191 a.C., en la que Antióco III fue derrotado por los romanos. Continuó la expansión parta con la llegada al trono de Arsáces III Priapacio y su hijo primogénito Fraates I (Arsáces IV) que conquistó el territorio de los Mardos a orillas del mar de Hyrcania. Uno de los reyes que llevaron a Partia a su máxima expansión fue Mitrídates I (171-138 a.C.) Fraates I varia la línea sucesoria no nombra a su hijo como era costumbre si no a su hermano.
Mitrídates comenzó la expansión hacía el este, así entra en enfrentamiento con Eucrátides, rey de Bactría, que no puede detener el avance parto entre otros motivos por guerras internas. De esta manera pierde el territorio hasta la línea de Herat. Más tarde caen también los Estados periféricos situados en la cara este del imperio. Así Mitrídates conquista la Media y Mesopotamia en el 155 a.C. Y posteriormente Elinea y Seleucia en el 141ª.C. En esta época en la zona oriental comienzan a llegar invasiones de pueblos nómadas y Mitrídates se repliega. Lo que es aprovechado por el rey seleúcida Demetrio II para emprender una ofensiva e intentar recuperar los territorios perdidos a manos de los partos. Demetrio es apoyado por los griegos de Mesopotamia y por los persas que temen el dominio parto; consiguen victorias iniciales pero finalmente Mitrídates reconquista el territorio, somete de nuevo Seleucia en el 140 a.C., funda Ctesifonte como una colonia militar encargada de vigilar Mesopotamia, así la frontera de los partos se asienta en el Eúfrates. Mitrídates murió en el 138 a.C., dejando un extenso territorio parto en el Medio Oriente.
Con esta expansión territorial resultan comprensibles los enfrentamientos que mantendrá Roma con Partia tras la intervención de Roma en los asuntos de Oriente y la situación estratégica desde el punto de vista comercial que suponen estos territorios.
Bajo el reinado del rey Mitrídates (171 a 138 a.C.), los partos anexionaron la mayor parte de Persia y luego las tierras que se extienden entre el río Eúfrates y Afganistán, donde impusieron su dominio durante cinco siglos[3].







III. ORGANIZACIÓN DEL IMPERIO PARTO

Es difícil reconstruir la organización del Imperio Parto ya que no son muchas la fuentes y la mayoría, de procedencia latina, no resultan demasiado claras. No se sabe con exactitud si las distintas partes del imperio tenían una organización interna y cierta independencia, en todo caso y aunque así fuera, siempre con una subordinación al monarca arsácida[4].
Se conoce por otro lado que el Imperio Parto no era una entidad política centralizada. Existían reinos mayores y menores, cuyos soberanos eran vasallos del rey de reyes y cuya organización política debía presentar una especie de estructura “feudal” (no entendida como el término de feudalismo en la Edad Media) similar a la del Imperio. El título de Rey de reyes fue usado por los Persas y el primer monarca arsácida que lo utilizó fue Mitríades II y posteriormente sus sucesores.el vasallaje en el mundo parto consistía en un vínculo de subordinación de los soberanos de los distintos reinos al Rey de reyes a través de distintos pactos según la circunstancia del momento[5].
Las satrapías eran provincias gobernadas por los varones de familias prestigiosas. Esta clase social era denominada probulos, una alta aristocracia solamente dependiente del monarca arsácida. De ella procedían los gobernadores y los generales del ejército parto.
Existían territorios con diferente organización por sus antecedentes políticos como las ciudades griegas que habían pertenecido al reino seleúcida, conservaban sus propias instituciones y su estructura interna pero siempre subordinadas al monarca arsácida al igual que el resto de los territorios.
Después de la conquista de; Asiria, Babilonia y Elam, los partos organizaron su imperio adaptándose a las costumbres de estos pueblos ya que las élites anteriores de estas regiones eran griegas y tenían muy arraigados sus hábitos políticos. Así las ciudades conservaron sus derechos antiguos y las administraciones civiles seguían siendo más o menos conservadas. Hasta el siglo II se conservó el alfabeto griego. Existían varios idiomas y diversos sistemas económicos. No era, como señalamos anteriormente un poder centralizado. Los lazos flojos entre las partes separadas del Imperio ayudaron en los primeros siglos a mantener en auge el sistema, (más tarde esto pudo convertirse en una causa de su decadencia). La capital más importante del primer periodo parto fue Ctesifonte, atacada varias veces por los romanos pero el Imperio sobrevivió por tener otros centros importantes de poder. Tras las conquistas de Mesopotamia y Persia la expansión de los partos se detuvo en buena parte debido al conglomerado de reinos, provincias y ciudades estados que debilitaron seriamente el estado de Partia. Los dirigentes locales desempeñaron papeles importantes y el rey tuvo que respetar sus privilegios. Varias familias nobles tenían votos en el consejo real. Algunos de ellos tenían el privilegio de coronar al rey de Partia y de poseer guardias armadas, que bien podían pasar por ejércitos, propias. Cuando el poder real era débil, las divisiones entre la aristocracia suponían un grave peligro para la estabilidad, este aspecto es claro y se ha venido observando a los largo de toda la Historia, las monarquías fuertes cuentan con noblezas débiles. Resulta sorprendente que en esta época los diferentes reinos podían tener distintas monedas, lo cual no era un privilegio muy extendido en la antigüedad). La élite local pagaba tributos al rey el tributo era una fuente de la renta real, otros eran los peajes al controlar Partia la ruta comercial de la seda entre el mar Mediterráneo y China.






IV. CONTACTOS CON EL IMPERIO ROMANO
4.1- Roma y Oriente
El verdadero expansionismo romano se remonta al momento en que Roma dirigió la mirada hacia el mediterráneo oriental. Antes de ello se puede hablar de imperialismo accidental, ya en el siglo II a.C. La amenaza exterior que representaban los samnitas, los galos o los cartagineses incitó a roma a hacer la guerra. Una vez victoriosa se encontró dueña de muchos territorios nuevos. No gestionó bien en un principio sus provincias, lo que demuestra que no había previsto aquella expansión territorial, en un principio Roma luchó en oriente contra los piratas locales como en la campaña contra iliria, al otro lado del Adriático. A partir de la segunda guerra de Macedonia ( 200-196 a.C.) por su carácter deliberado, se intuye el nacimiento del imperialismo romano. Con su intervención en Grecia, Roma proclamaba la libertad de los griegos, más tarde dependería de Roma. En fin en el periodo del Alto Imperio Roma estaba suficientemente instalada en Oriente[6].
4.2 La Importancia de la Ruta de la Seda.
La legendaria ruta a través de la cual la seda viajó por el mundo antiguo, produjo fuertes lazos entre culturas. En el siglo II a.C., la China de la dinastía Han comenzó a comerciar con el reino de Bactria (Afganistán). Existían caminos que vinculaban Xian en China y Antioquia en el mediterráneo. La Ruta de la Seda se extendió hasta Nara, en Japón al este, y hasta Roma en el oeste.
La aristocracia romana se interesó por la sedas chinas y otros productos como la pimienta y la canela. Esto se atestigua sobre todo por las monedas de plata romanas encontradas en esa dirección. Igualmente fluyeron las ideas por la Ruta de la Seda como el Budismo y el Cristianismo. Así esta ruta comercial que unía China con la Roma Imperial hacía posible los contactos comerciales o belicosos (luchas por su control) de Roma con otros pueblos como los partos. La demanda de bienes suntuosos orientales por parte del Imperio Romano fue muy provechosa para todos los mercaderes y en particular para los de las tierras partas así crecieron ciudades de caravana como Petra, Palmira, Hatra, y Carax en el Golfo Pérsico. También es probable que durante el largo periodo de gobierno parto sobre Irán se intercambiaran entre Europa y el lejano Oriente muchas plantas, frutas y productos. La granada llegó probablemente de China procedente de Irán.
Bajo los partos se comerciaba tanto con China como con el Imperio. Se cree que los romanos buscaron el contacto directo con la India y con el imperio de Kusha por razones económicas, y por aprovechar los marinos el viento de monzón más que a causa de diferencias políticas con Partia.
La introducción de las telas de seda en el Imperio Romano iba a provocar algunos problemas. Plutarco cuenta cómo después de una larga batalla contra los partos las tropas del general romano Craso, que se había alejado de sus bases, quedaron aterrorizadas al ver los estandarte brillantes que blandían sus enemigos. La derrota se explica por causas sobre todo estratégicas, pero según el historiador latino Floro, la desastrosa batalla de Carras, en el 53 a.C., fue la primera ocasión que tuvieron los romanos, y con ello algunos galos, de ver la seda. Apenas un siglo más tarde fue adoptada por los romanos elegantes y desaprobada su uso por muchos filósofos[7].
4.3 La influencia del arte y la cultura Parta
A medida que los partos se desplazaban hacía el oeste, desde la meseta iraní a las llanuras de Mesopotamia su arte y su cultura iban aumentado el influjo helenístico y de Oriente Próximo. Su primera capital estaba en Irán nororiental; posteriormente se estableció en Hecatómpilo, situada cerca de la actual Damghan, luego Ecbatana y, por último, Ctesifonte. Se supone que los reyes apoyarían a las ciudades y a la población helenizada con objeto de contrarrestar a la aristocracia local. Pudo existir una división cultural entre el arte de influjo oriental y el típicamente parto en principio simultáneos y hacía el siglo I d.C., el estilo clásico da paso al arte que los historiadores consideran típicamente parto cuyas principales características son: la frontalidad y el motivo del galope tendido. Estas características siguen una evolución común a todo el Cercano Oriente; sólo el mundo greco-romano siguió copiando las obras maestras del siglo de oro griego y solo cuando las religiones orientales se hubieron extendido por todo el imperio romano se extendió también el estilo oriental.
Se sabe muy poco de las religiones del ámbito parto, por los restos arqueológicos que conserva Irán del periodo Parto nos confirma los cultos de Heracles, Dionisio y otras divinidades helenísticas, unidas a divinidades locales. Antes y después de los Partos, el culto de Ahura Mazda florecía en Irán, y fue el que predominó entre los Partos. Hoy sabemos también que había grandes colonias judías en Mesopotamia y en el resto del territorio parto, tenemos noticias de esenios y samaritanos seguidores de Jesús y Juan el Bautista, y de la conversión al judaísmo en el siglo I de la familia real de Adiavene. Las religiones mistéricas, los credos gnósticos y los cultos de salvación en todo el imperio romano hubo de tener cierto eco entre los partos. El siglo I d.C., fue un periodo de cambio en el arrinconamiento de las formas religiosas, sociales y culturales antiguas. Además, el estado parto alcanzó por entonces su punto más bajo de vigor político, y los romanos aprovecharon repetidamente esta debilidad para invadir Mesopotamia[8].


4.4 Enfrentamientos entre el Imperio Romano y el Imperio Parto.
Dado que las fuentes principales con que contamos en materia de historia parta están escritas en griego o en latín, tal historia se reduce a una sucesión de guerras entre el Imperio Romano y Partía , en las que suele salir beneficiado el primero. Roma siempre utilizó como estrategia en su política de expansión buscar la alianza con las aristocracias locales.
En los 250 años de la instauración de la república Roma es dueña de Italia, a excepción de la Galia Cisalpina (norte de Italia). La conquista de Italia abrió las puertas a Roma hacia el mar Tirreno. Esto la enfrentó con Cartago (gran potencia naval y comercial) Roma consigue conquistar durante la Primera Guerra Púnica; Córcega y Cerdeña (provincias romanas en el 238) conquista la Galia Cisalpina terminando con el problema de la frontera norte. Con la Segunda Guerra Púnica, Roma consigue terminar con el dominio de Cartago en Hispania. Comienza una expansión hacia Oriente. Las legiones romanas, con una táctica y formación mucho más ágil y dinámica, derrotan a la poderosa falange griegas de Filipo, Macedonia pasa a ser provincia romana en el 148, y Grecia en el 146 a. C. En África Roma destruye definitivamente Cartago añadiendo una nueva provincia a los territorios. Roma estaba involucrada en los asuntos de Oriente. En el año 133 a. C. el reino de Pérgamo pasa a ser herencia de Roma, creándose la provincia romana de Asia. Las provincias romanas de Bitinia y Siria fueron fruto de las guerras que Roma tuvo con el rey del Ponto. Más tarde fueron anexionadas las islas de Chipre y Creta, y Cirene en el norte de África. Quedan el norte de Hispania, que es conquistado por Augusto, Britania, Arabia y Tracia. Se produce una contradicción del gobierno de un Imperio con una estructura de una polis antigua. En el fondo se pretendió una forma personal de gobierno, personalizado en César influenciado por las monarquías orientales. Con posterioridad se llegará al imperio, en manos de Augusto, como régimen político, rompiendo con la República, aunque se sostiene con las formas de gobierno y vocabulario republicano.
Las relaciones de Partia con Roma comienzan en época republicana, en el año 92 a.C. cuando Sila llega a dominar Capadocia, ocupada por Mitrídates rey del Ponto, se encuentra con una embajada de los partos, llegando a un tratado que reconoce la existencia de dos entidades estatales. Para Roma serán los terrenos a la orilla occidental del río Eúfrates y para Partia los del este, tratado que llegará hasta el año 53 a.C. Seguirán en años sucesivos varios foedus con un punto de fricción recurrente que será el reino de Armenia con influencia parta. En el año 53 se produce un cambio en la dinámica, Craso, Julio César y Pompeyo forman el triunvirato, el primero por una serie de desavenencias, llega con sus legiones desde Siria y ataca a los partos que no se lo esperaban. Cruzó el Eúfrates y tomó parte de Mesopotamia pero en el verano del año 53 se enfrentó con la caballería parta, lo que motivó la retirada del ejército romano a Armenia. Cuando se creían a salvo, los partos volvieron a atacar y Craso y su estado mayor entablaron conversaciones de paz durante las cuales fueron asesinados. La derrota de Carras supuso un duro golpe para los romanos que perdieron el águila de la Legión y numerosos soldados fueron hechos prisioneros. El fin del Triunvirato era un hecho, lo que provocaba la guerra civil entre César y Pompeyo.
La ambición de Partia será la provincia de Siria y a partir de aquí se considerarán verdaderos enemigos, los partos siempre serán el problema pendiente de Roma. Julio César planea una expedición como venganza y como defensa del territorio, pero quedan sus proyectos sin cumplir con su asesinato y son retomados por Marco Antonio, que permaneció en Oriente para preparar la proyectada expedición contra los partos, con los recursos de Egipto, emprendió en el año 36 a.C., la campaña contra los partos, que hubo de ser abandonada, al no poder contar con los soldados que Octaviano le había prometido en los acuerdos de Tarento, relaciones que habían sido tensadas tras el matrimonio de Marco Antonio con Cleopatra, reina de Egipto y llevaron al enfrentamiento directo entre Octaviano y este. Augusto alrededor del año 20 a.C., intentará llegar a un nuevo tratado diplomático, consiguiendo la devolución de rehenes y de las águilas romanas. La venganza contra los partos, por la batalla de Carrás, fue utilizada como propaganda por Augusto. Las consignas agresivas, finalmente se resolvieron en soluciones diplomáticas, cuyo punto central fue Armenia, el pequeño y montañoso reino que por su situación geográfica, estaba destinado a encontrarse bajo la efectiva influencia de uno de los dos grandes imperios, Roma o Partia, y que constituía el principal motivo de las relaciones hostiles entre ambos[9].
4.4.1-Politica de Augusto con los Partos (31 a.C. – 14 d. C.)
Augusto sólo encontró la inestable salida de lograr el reconocimiento de una soberanía romana sobre parte de Armenia, a medio camino entre el estado-cliente y la independencia, que no sirvió para dejar de considerar la frontera del Eúfrates como problemática.
Por esta razón, la protección de Siria se convirtió en vital, como eje de la defensa de la frontera oriental. En el norte de la provincia, fueron estacionadas cuatro legiones, en posiciones que permitieran su fácil concentración y envío a cualquier dirección, desde el cuartel general de Antioquia. Augusto fue prudente en Oriente por una parte por la ilimitada extensión del reino parto y por otra por su situación geográfica en la periferia del Imperio, muy alejado de Roma para significar un peligro real, y su debilidad, permitía lograr con el tiempo el reconocimiento de la soberanía romana por medios diplomáticos.
A la muerte de Augusto quedó modelada la extensión territorial del Imperio en un espacio uniforme alrededor del Mediterráneo, rodeado por un anillo de fronteras fácilmente defendibles. Augusto organizó este espacio con una política global, tendente a considerar el Imperio como un conjunto coherente y estable sobre el que debían extenderse los beneficios de la Pax Augusta. La cultura urbana constituía desde siglos el elemento imprescindible de organización política y social, por eso la política imperial no prescindió de este sistema en Oriente. Asímismo la atracción de Oriente se cumplió con un profundo respeto hacia las formas culturales del helenismo[10].
4.4.2- Política Oriental de Tiberio ( 14-37 d,C.) Dinastia Julio-Claudia
Tiberio Claudio Nerón, hijo de la segunda esposa de Augusto, Livia y adoptado por el princeps, es un eslabón clave en la historia del Imperio porque representa la transición de un poder personal, fundamentado en méritos propios, a un principio, en cierto modo, dinástico. En la política oriental el problema principal continuaba siendo la relación con los partos, que Tiberio trató de resolver a través de la diplomacia. La desaparición de varios reyes clientes de Roma en la frontera entre Roma y Partia, hizó que Tiberio transformara Capadocia en provincia y anexionara, Comagene a la provincia de Siria. Pero el problema más grave seguía siendo el reino de Armenia, donde, tras varias vicisitudes, fue entronizado un candidato de los romanos.
4.4.3- Política Oriental de Calígula ( 37-41)
Tras Tiberio su sucesor Calígula en cuanto a su política exterior fue una antítesis de la anterior. En Oriente , frente a la actuación de Tiberio, tendente a abolir los estados-clientes en las fronteras del Eúfrates, Calígula devolvió la independencia a Territorios de vital importancia estratégica, como Comagene.
4. 4.4.- Política Oriental de Claudio (41-54 d.C. )
La política provincial de Claudio seguía los principios de prudencia de Augusto , pero debió reparar errores cometidos durante la etapa déspota de Calígula. Algunos de los estados clientes pasaron al dominio directo de Roma. La política de fronteras se mantuvo en la línea seguida por Tiberio. El límite oriental presentaría dificultades como consecuencia de la endémica cuestión de Partia y Armenia. Durante un tiempo logró aplicar una política diplomática, al igual que Augusto y Tiberio, suscitó discordias dinásticas en Partia para mantener bajo el control a Armenia. Pero la subida al trono de Partia de Vologeses I, significó la pérdida de este control, al lograr establecer a su hermano Tirídates en el trono armenio[11].
4.4.5 Política Oriental de Nerón ( 54-68 d.C.)
Fue significativa en la política oriental de Nerón la intervención del ejército romano en el área del Mar Negro. El reino de Bósforo quedó anexionado a Roma. Se creó una flota de 40 navíos para la vigilancia del comercio y la protección contra la piratería en el Mar Negro y el Mediterráneo. Se proyectó el sometimiento de los sármatas y el llevar la frontera romana hasta el Mar Caspio. Ésto hubiera contribuido a debilitar uno de los flancos de los partos (el enemigo más temido por Roma en oriente). En Armenia había sido entronizado Tirídates, hermano del rey parto en lugar del prorromano Redamisto. Esto motivo un enfrentamiento por el control de Armenia, Estado cliente que servía de freno a los partos. El ejército romano dirigido por Corbulón, gobernador de Capadocia y de Galacia, con el apoyo de tropas de Siria, volvió a recuperar Armenia tras dirigir una campaña militar sobre las ciudades más importantes: el 58 d.C., toma Artayata, la capital, el 59 d,C., Tigranocesta. Finalmente Armenia no fue anexionada como provincia y se volvió a la situación inicial sirviendo esta de frontera y tapón. Roma ponía como condición que en reconocimiento de su hegemonía, Tiridates recibiera el poder de Roma. La negativa de éste alargo los conflictos siete años. Al final Corbulón dirigió de nuevo una campaña retomando todo el territorio de Armenia, para que Tirídates aceptara la paz y la condición del vencedor de que se dejara coronar en la propia ciudad de Roma de manos de Nerón[12] (año 66 d.C.)
4.4.6 Vespasiano (69-79 ) Dinastía Flavia
La restauración de Vespasiano, tras un periodo de enfrentamientos, incluía una múltiple actividad en los campos de la política, la administración, las finanzas, el ejército y el mundo provincial, cuyos resultados nos proporcionan la clave para comprender el alcance de su obra. En su política exterior mantuvo los principios de prudencia seguidos por Augusto, atendiendo a nuevos problemas surgidos en los límites del Imperio. Durante los Julios-Claudios las bases de sustentación del principado habían estado en Roma e Italia. El mundo provincial constituía una explotación económica y un enriquecimiento para el Estado y para los empresarios romanos e itálicos. El dominio romano había generado en las provincias un proceso de culturación y un desarrollo económico que hacía de ellas una parte fundamental del edificio político del principado. La política provincial de Vespasiano integrará la participación activa de las provincias en el marco del Imperio. La frontera oriental extendida frente al Imperio Parto se presentaba desequilibrada desde el compromiso realizado por Nerón en el año 63 d.C. A partir del año 75 las relaciones de Roma con Partia se deterioran . Vologeso, presionado por tribus alanas, había solicitado la ayuda romana, Vespasiano se negó a intervenir, confiando en que las dificultades partas debilitarían al enemigo perpetuo. El rey parto, como consecuencia, invadió la provincia de Siria. Poco después con la muerte de Vologeso se restableció la paz pero Vespasiano sabía que los partos eran un gran peligro y dio un giro en la política oriental. Frente al sistema augusteo de los estados clientes, entre Roma y Partia, el emperador prefirió establecer un territorio provincial compacto con una sólida defensa, desde el Mar Negro al desierto de Arabia. Anexionó los dos últimos reinos vasallos de Anatolia, Comagene y Armenia Menor, y reorganizó la administración de las provincias orientales: Comagene fue unida a Siria, Armenia Menor se convirtió en provincia y se reagruparon en una sola unidad administrativa, Galacia y Capadocia. Así Roma controlaba directamente todos los pasos del Eúfrates y la red de comunicaciones entre Asia Menor, Armenia y Partia[13].
4.4.7- Trajano y Los Partos 98-117 d.C. Dinastía De Los Antoninos.
Tras la muerte de Nerva, Trajano se convertía en el nuevo emperador en el año 98. Fue el primer emperador de origen hispano que llevó a Roma a su máxima expansión territorial y esplendor económico, reflejado en el legado arquitectónico. El reinado de Trajano trasformó el régimen imperial en una monarquía administrativa. El ejército era el principal instrumento expansionista. Su politica imperialista tenía dos puntos definidos: el Bajo Danubio y la frontera Oriental, frente a imperio parto. Tras convertir a Dacia provincia romana inició campañas en Oriente que terminaron agrandando la provincia de Siria, era la preparación hacia la conquista del Imperio Parto. En el año 113, el emperador Trajano inició personalmente una expedición a Oriente. Desembarcó en Siria, tras ocupar Armenia y sometió el territorio extendido entre los cursos de los ríos Tigris y Eúfrates. Las conquistas formaron las nuevas provincias romanas de Armenia y Mesopotámia. En el 116 se inició una nueva campaña contra los partos, conquistó Ctesifonte, capital de Partia, en el río Tigres, y constituyó con las regiones de la zona oriental del Tigres la provincia de Asiria. Descendiendo por el curso del Tigris avanzó hasta el Golfo Pérsico. Mientras tanto, el rey parto Corroes logró unificar a los pueblos iranios y penetró en las regiones ocupadas recientemente. En otras provincias, los judios de Mesopotamia aprovecharon el aislamiento para revelarse. A comienzos del año 117 Trajano cansado y enfermo, renunció a conquistar los territorios al este del Tigris, dejando Adriano, legado de Siria, el mando del ejército para reprimir la sublevación.
4.4.8 Política Oriental De Adriano (117 -138 d.C.)
Frente a la política exterior agresiva de Trajano, Adriano se propuso en su gobierno el mantenimiento de la paz, pero la ilimitada extensión de sus conquistas hacía necesaria una defensa armada para conseguir la paz en el interior de las fronteras del Imperio. En principio utilizó medios diplomáticos. En Oriente, puso fin a las hostilidades con los partos con la firma de un tratado: la provincia de Mesopotamia fue evacuada y Armenia volvió a su condición de estado vasallo entre los dos Imperios. Adriano buscó la amistad de los albanos del Cáucaso, que ofrecian excelentes puntos de apoyo en la vecindad del imperio parto.
El limes, como sistema de defensa de las fronteras del imperio, alcanza con Adriano su definitiva organización. La frontera se convierte en una línea continua de fortificaciones y puestos de vigilancia, protegidos por fosos o empalizadas.
4.4.9 Enfrentamiento con Los Partos en época de Marco Aurelio (161-180 d.C.)
Marco Aurelio no tenía experiencia en el mando del ejército y en la administración del imperio, pero su reinado se vio complicado por diversas guerras que le llevaron a estar al frente de ejército. Una vez más la cuestión Armenia provocó la guerra entre Roma y los partos. La iniciativa partió de Vologeso III, que a la muerte de Antonino invadió Armenia para instalar en el trono al príncipe arsácida Pacoro. Los romanos fueron derrotados en sus intentos de recuperar el país, así lo partos entraron en la provincia de Siria, volviendo a vencer a las fuerzas romanas (161 d.C).
Marco Aurelio confió el mando de las operaciones a su hermano adoptivo Lucio Vero, con dos excelentes generales, Estacio Prisco y Avidio Casio. Prisco penetró en Armenia, destruyendo Artaxata, expulsó a Pacoro e instaló como rey a Sohemo, protegido de Roma (163 d.C.) Avidio Casio, recuperada Siria, franqueó el Eúfrates y penetró en territorio parto derrotando a éstos en Dura-Europos, avanzando por el Tigris hacía la capital Ctesifonte, continuando la ofensiva al otro lado del río, hasta el corazón de Media. En estas circunstancias los partos pidieron la paz (166 d.C.), y esto supuso ventajas territoriales para los romanos al este del Eúfrates, en la alta Mesopotamia: Marco Aurelio y Lucio Vero recibieron los títulos de: Armeniacus, Parthicus y Medicus; Avidio Casio recibió un alto mando sobre el Oriente.
De esta campaña los romanos trajeron la peste que se extendería por todo el Imperio[14].
4.4.10 Politica Oriental de Septimio Severo (193-221 d.C) Dinastia de los Severos
La muerte de Cómodo, último emperador de los Antoninos, desencadena en Roma una crisis, a la que pondrá fin, tras cuatro años de guerra civil, Lucio Septimio Severo, fundador de una nueva dinastía que se mantendrá en el poder hasta el año 235. Representa una etapa crucial en la Historia del Imperio Romano.
Septimio Severo era de ascendencia libio-púnica, por tanto, provincial. Fue un brillante militar apoyado por parientes del ordo senatorial y ecuestre, además de contar con la amistad de personajes influyentes. Su subida al poder fue irregular, como consecuencia de un pronunciamiento militar y del apoyo del ejército, por lo que era necesario fundamentar su poder con bases legales, así Severo se proclamó hijo de Marco Aurelio y hermano de Cómodo. Su gobierno acentúo el carácter autoritario de la monarquía y la naturaleza sagrada de la función imperial. Severo promocionó la entrada en el Senado de miembros procedentes de las provincias africanas y orientales. Reformó el ejército para poder hacer frente a las presiones de los pueblos exteriores, creando una estrategia de fronteras con una fuerza móvil como elemento vital de defensa. Así se enfrentó a la defensa del Imperio. Tras la afirmación de la autoridad imperial en occidente, Severo partió hacia oriente para emprender una nueva guerra contra los partos (197-199). Conquista Babilonia, Seleucia y Ctesifonte, creando la provincia de Mesopotamia al otro lado del Eúfrates. Organizó Oriente de esta forma: Siria, fue dividida en dos provincias y Egipto perdió parte de su carácter excepcional aproximándose en su administración a las distintas provincias del Imperio.
Los partos, no dejaron de ser unos adversarios de consideración que infligieron varias derrotas a los ejércitos romanos. La centralización de la autoridad del Imperio Romano se enfrentaba a la tendencia contraria de estos, pero a menudo confiaban en los sentimientos antirromanos e incluso en la ayuda material de los estados vasallos de Mesopotamia, los judios, los árabes y otros pueblos de Oriente. Los Romanos consideraban al Estado Parto como un rival en pie de igualdad temiendo tanto a su caballería pesada como a su caballería ligera, ágil y entrenada desde su nacimiento en el arte de la guerra[15].

4.4.11 La Campaña de Caracalla contra Los Partos (211-217 d.C)
La personalidad de Marco Aurelio Antonino (Caracalla), trató de subrayar su carácter de rudo soldado y su devoción por Alejandro Magno, al que trató de imitar sobre todo en una política exterior expansiva, que tendría desastrosas consecuencias en la precaria economía de la sociedad imperial.
Tras considerar el limes renano-danubiano, mandó las legiones hacía oriente en una enorme campaña contra el Imperio Parto. Abandonó Roma en el 214 en compañía de su madre y del precepto del Pretorio, Macrino recorriendo las provincias orientales, de Asia Menor a Egipto, para recavar los medios humanos y materiales necesarios para su proyecto. La campaña comenzó en el año 216, con un gran avance romano en territorio parto. Al año siguiente cuando se disponía a reemprender las operaciones el emperador fue asesinado por un oficial pretoriano a instigación de Macrino.
4.4.12 Macrino (217-218 d.C.)
Tras la pérdida de Caracalla, Marco Opelio Macrino fue aclamado emperador por los soldados. Fue el primer emperador de rango ecuestre, poco aceptado por el Senado y con escasa popularidad entre los soldados, afirmó su autoridad ligándose a la dinastía de los Severos.
Su primer problema era terminar con el conflicto que llevaba azotando la politica de Roma varios siglos. Tras largas negociaciones, concluyó una paz que garantizaba el statu quo fronterizo con Partia y la soberanía nominal de Roma sobre Armenia, a cambio de una considerable suma de dinero. Fue un acuerdo poco glorioso. Trató de ganarse el favor general con diferentes medidas que no contentaron a nadie; deferencia ante el Senado, reducción de los impuestos, donaciones a la plebe y otras medidas de carácter populista. Terminó sus días asesinado
4.4.13 Severo Alejandro y el final de la época Parta (222-235 d.C.)
Los primeros años del reinado de Severo Alejandro estuvieron marcados por intentos estabilizadores frente a los graves problemas socioeconómicos que afectaban al Imperio. Pretendió restaurar el poder del senado, que se habría materializado en la creación de un consejo de regencia, compuesto por dieciséis senadores. Pero Severo Alejandro estaba falto de personalidad y fue un juguete en manos de su abuela, Mesa, y su madre, Mamea, que gobernaron el Imperio en su nombre. Es de destacar que el entorno imperial estuviera ocupado por grandes juristas como Ulpiano Paulo y Modestito, así como intelectuales como Dión Casio, Diógenes Laercio o Julio Africano.
Hacia el 224 fue asesinado Ulpiano por los pretorianos, y en el 226 murió Julia Mesa, con estos acontecimientos comenzó la caída del régimen y de la dinastía severiana. Comenzó a detectarse indisciplina en los soldados descontento por la economía del fisco y una inestabilidad social que extendió la inseguridad por todo el Imperio. En el exterior se presentaban problemas tanto en la frontera renano-danubiana como en la frontera oriental donde Artajerjes invadió la provincia romana de Mesopotamia.
En territorio parto, se estaban desarrollando profundos cambios, que iban a arrastrar al vecino Imperio romano. Un vasallo de los partos, el persa Artajerjes se rebeló contra su rey, Artabanes V, y, tras apoderarse violentamente del trono, sustituyó en el año 224, la dinastía arsácida por la sasánida. Los sasánidas, ferozmente nacionalistas anclados a las tradiciones imperialistas de la vieja Persia Aqueménida, que, en los siglos V y IV a.C., había extendido sus dominios desde el mar Egeo al Asia central, pretendían restablecer el imperio persa en sus antiguos límites. Creadores de un estado fuertemente centralizado, los persas encontraron un sólido lazo de unión en el fanático seguimiento de la religión predicada por Zoroastro, exclusiva e intolerante. La subida al poder de Artajerjes inaguró una nueva época, marcada por el constante enfrentamiento entre Roma y Persia que había de durar más de 400 años[16].

V. SITUACIÓN INTERIOR DEL PUEBLO PARTO A PARTIR DEL SIGLO I d C.

En el siglo I de nuestra era se produjeron grandes cambios en el Estado Parto. Estos habían pasado de una política activa y ofensiva que los había convertido en herederos de los seleúcidas, a una postura defensiva frente a Roma. La aristocracia había adquirido un situación privilegiada a expensas de la autoridad central que un siglo antes dominaba la política del Imperio. Aparecen cambios tales como los nuevos modelos de acuñación de monedas que comienzan a utilizar las letras partas junto con las griegas. A partir del siglo I los gobernantes partos utilizan el título de “Rey de Reyes” sistemáticamente y no de manera excepcional. También hacia el siglo primero se implanta la idea según la cual los gobernantes partos eran descendientes del aqueménida Artajerjes II. La necesidad de una ideología de legitimidad y continuidad se hizo patente en el siglo I ante los cambios producidos por la inestabilidad interna y del debilitamiento del poder central. Esta inestabilidad se dio por ejemplo en el reinado de Artabano III (12-38 d.C.), Artabano fue un jefe local de Hircania y encabezó una rebelión contra el rey parto Vonones, al que su padre, Fraates IV, había enviado a Roma para más tarde alcanzar el trono. Tras varios años de lucha, Artabano venció y entró en Ctesifonte hacia el año 12, intentando reforzar la autoridad central del estado parto frente a la nobleza, pero no tuvo éxito. Tal era la inestabilidad al trono que Artabano, hacía el año 36, hubo de refugiarse en el Irán oriental durante unos meses en que el candidato de Roma, Tiridates III, logró detentar el poder. Artabano recobró el trono hasta su muerte pero siguieron produciéndose sublevaciones como el de la ciudad de seleucia.
El Estado Parto se vio a menudo sometido a presiones en sus fronteras septentrional y oriental a veces más peligrosas que las relaciones con los romanos. A fines del siglo I se alzó al este del Irán un reino nuevo y poderoso, el Kushano. Se sabe muy poco de las relaciones que los partos mantuvieron con los kushanos y la India. Parece ser que existió cierto número de principados indo-partos, que algunos de ellos tal vez estados-tapón entre kushanos y partos, sujetos a una u otra de estas potencias como ocurría en la frontera occidental.
Los partos no lograron nunca una centralización como la de sus predecesores los aqueménidas o sus sucesores los sasánidas. Algunos centros tributarios de los partos, pero semi-independientes, eran ciudades, como Seleucia y Hatra, otros eran estados grandes, como Armenia y la Pérside. Entre estos dos últimos había otros, como Osroene, Gordiene, Adiabene, Mesene, o Caracene y Elimaide o Elam. Se considera un periodo de muchos reyes tribales. La fragmentación política del Estado parto es el marco en el cual deben examinarse los aspectos culturales y religiosos de éste.
El laboriosos sistema de escritura parta contribuyó a la falta de fuentes de la época. Hasta finales del siglo I la escritura y la lengua arameas siguieron usándose en Partia, en el siglo III, sin embargo, encontramos parto escrito aunque con muchos ideogramas arameos. La orientalización de los partos, realizada a costa de su helenismo, puede haber contribuido al desarrollo, del sistema de escritura parto. En el siglo III se dieron otras muchas modificaciones en el Cercano Oriente que invirtieron los papeles de Irán y del Imperio Romano, a parte de producir nuevos manifestaciones religiosas, artísticas y culturales en general, en el siglo III se inicia una extensa actividad literaria en muchas lenguas del oriente, el periodo parto fue importante en la historia de la literatura iranía de la que conservamos muy poco, pero en la literatura neopersa posterior no faltan las huellas del influjo parto.
La caída de la dinastía arsácida a manos de un rebelde de Persis, tuvo muchas repercusiones. La presión de las armas romanas sobre los partos debió de contribuir el estado de éstos, sin embargo lo que más lo debilitó fueron las propias divisiones internas. El rey parto Vologeses V se disputaba el poder con Artabano V. La invasión de territorio parto, en el 216, por Caracalla coincidió con la rebelión de Artajerjes, hijo de Papak, vasallo de los partos, en Persia. No se sabe exactamente la cronología de los primeros reyes sasánidas, un grupo de especialista sitúa en el 224 d.C., la derrota final de Artabano y su muerte a manos de Artajerjes, mientras la sitúan en el 226 d.C. Tras la muerte de Artabano los partos siguieron luchando hasta que finalmente algunos de los príncipes arsácidas se refugiaron en Armenia donde gobernó hasta el 428 d.C., una rama colateral de la familia real parta[17].



Pablo Iglesias Ordóñez
Josefa Caño Hernández

Universidad de Salamanca












BIBLIOGRAFÍA
· KIENITZ, Friedrich-Karl. Pueblos en la sombra. Los rivales griegos y romanos.. Edición Gredos, Madrid 1991, para la versión española de Elena Bombín. Titulo original: Völker im schatten. De gegenspieler der griechen und rölmer. Copyright 1981 C.H, Beck´sche Verlagsbuchhandlung ( Oscar Beck) Gmbh, München
· ROLDÁN, José Manuel. BLÁZQUEZ, José María. DEL CASTILLO, Arcadio. Historia de Roma. Tomo II. El Imperio Romano ( siglos I-III). Ediciones Cátedra, S.A., 1989 Madrid.
· LEGALL,Joel. LE GLAY, Marcel.. El Imperio Romano, Tomo I; El Alto Imperio, desde la Batalla de Actium hasta la muerte de Severo Alejandro ( 31 a.C. 235 d.C.). Pueblos y civilizaciones. Ediciones Akal S.A. 1995, Madrid. Título original LÉmpire Romaní.
· PLÁCIDO SUÁREZ, Domingo. ALVAR EZQUERRA, Jaime. GONZÁLEZ WARNER, Carlos. La formación de los estados en el Mediterráneo Occidental. Editorial Síntesis S.A. 1991, Madrid. Historia Universal 10 Antigua
· MILLAR, F.:Historia Universal vol. 8 .El Imperio Romano y sus pueblos limítrofes. Editorial Espasa-Calpe, Madrid 1973.
· HIDALGO DE LA VEGA, María José:El Intelectual, la Realeza y el Poder Político en el Imperio Romano. Acta Salmanticensia, Estudios Históricos y Geográficos. Ediciones Universidad de Salamanca. Primara edición abril 1995.
· ROUY,Georges: Mesopotamia. Historia política, económica y cultural. Ed.Akal 2002.
· ROLDÁN HERVÁS, José Manuel. Historia de Roma. Salamanca Universidad 1995
· MARSEILLE, Jacques; CASALS, Josep María; CORTADELLA, Jordi; TUSELL, Javier: Historia Universal. Título original Histoire du Monde, Editorial . Larousse. 2005
INFORMACIÓN EN INTERNET:
www.unav.es/hAntigua/textos/docencia/roma/matrom.html-
www.icarito.latercera.cl/icarito/2001/824/pag2.htm
www.uned.es/der-1-derecho-romano/breve%20historia.htm
www.artehistoria.com

[1] KIENITZ, Friedrich-Karl.Pueblos en la sombra. “Los rivales de griegos y romanos”. Madrid 1991. Pags. 246-268
[2] ROUY, Georges. Mesopotamia, “Historia política, económica y cultural.” Ed. Akal. 2002.Pags. 211-218)
[3] PLÁCIDO SUÁREZ, Domingo; ALVAR EZQUERRA, Jaime;GOZÁLEZ WAGNER, Carlos. La formación de los estados en el Mediterráneo occidental. Madrid 1991. Pags. 230-238.
[4] MILLAR, F. El Imperio Romano y sus pueblos limítrofes.Madrid 1973.Pags.230-238.)

[5] www.Artehistoria.com
[6] ROLDÁN HERVÁS, José Manuel. Historia de Roma. Salamanca 1995. Pag.130.

[7] MARSEILLE, Jacques. Historia Universal Larousse.2005.Pags.636-641.
[8] MILLAR, F. El Imperio Romano y sus pueblos limítrofes. Madrid 1973. Pags.233-236.
[9] Roldán Hervás, José Manuel. Historia de Roma. Salamanca 1995. Pags.224-261.
[10] Íbidem. Pags. 273-281
[11] Roldán Hervás, Jose Manuel. “Historia de Roma”. Salamanca, 1995. Pags.282-297
[12] www.artehistoria.com/historia/personajes
[13] Roldán Hervás, J.M.. Historia de Roma; Págs.312-318
[14] Roldán, J.M.; Blázque, J.M.; Del Castillo, A.; El Imperio Romano Siglos I-III, 1989, págs 223-227.
[15] Millar, F, El Imperio Romano y sus pueblos limítrofes, 1973, págs 235-236.

[16] Millar, F, El Imperio Romano y sus pueblos limítrofes, 1973, págs 254-264
[17] Millar, F. El Imperio Romano y sus pueblos limítrofes. 1973, págs 230-237)